Necesario fortalecer y sanear finanzas públicas

Por Mtro. Luis Ignacio Zúñiga Bobadilla (*)
direccion.vallarta@univa.mx

.

Desde que escuché y leí con detenimiento la propuesta de la Confederación Patronal de la República Mexicana (COPARMEX) de inmediato coincidí en crear un Consejo Fiscal Independiente (CFI).

El dirigente de este organismo empresarial, Gustavo de Hoyos Walther puso sobre la mesa esta importante iniciativa que ya opera en otras naciones con lúcidos resultados. Apoyar a la toma de decisiones en el saneamiento de las finanzas públicas es una de tantas observaciones de organismos internacionales como el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional así como la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico en la creación de un CFI.

Ante diversos desequilibrios en las finanzas públicas conocidos por la sociedad, el máximo representante de la COPARMEX de Hoyos Walther tiene la clara intención de atender la recomendación de los organismos internacionales en su justa dimensión, lo cual me parece factible y sobre todo realizarlo como lo menciona: “se traducirá en mayor confianza para todos, para los ciudadanos, para los empresarios nacionales y para los extranjeros y para seguir constituyendo a México en un país cada vez más atractivo para la inversión, que dé certidumbre y que al mismo tiempo sea  instrumento para que los ciudadanos podamos vigilar el correcto desempeño de la Hacienda pública con transparencia y con eficiencia”.

Considero que a nadie de los ciudadanos que hemos seguido el comportamiento de las finanzas públicas nos es ajeno el comportamiento que describe el líder empresarial: “en los últimos años México ha experimentado un alto ritmo de crecimiento de la deuda pública, pues pasó de 37.7 por ciento del PIB en 2012 al 48.4 por ciento en 2016”. Se podrían agregar algunos otros indicadores representativos que han incrementado el aumento de la deuda pública, por lo cual el solidificar el trabajo de las instituciones a partir de una evaluación para la toma de decisiones, en el renglón de las finanzas públicas es imprescindible, para lograr el saneamiento de éstas.

Ese CFI será, desde mi punto de vista inaplazable ante las condiciones que presenta la nación. Vale la pena citar los puntos propuestos por el licenciado Gustavo de Hoyos Walther:

  • El CFI evaluará, mediante expertos independientes la política hacendaria con carácter apartidista y mandato formal.
  • Generará análisis objetivos responsables sobre proyecciones de crecimiento económico, revisión de los criterios de la política económica de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, evaluación de planes de desempeño fiscal, así como evaluación de los pronósticos económicos y crecimiento de la deuda y presupuesto.
  • por el bien del país vigilará la sustentabilidad de las finanzas públicas
  • Podrían ser el Centro de Estudios de Finanzas Públicas de la Cámara de Diputados y el Instituto Belisario Domínguez del Senado de la República, las instituciones instauradoras de las bases para la creación del CFI.
  • La propuesta incluye recomendaciones diversas a presupuestos, políticas fiscales, impactos presupuestales en mediano y largo plazos.
  • Órgano autónomo cuyas observaciones; estará integrado por cinco ciudadanos reconocidos y aprobados por el Congreso de la Unión para un lapso de cuatro años con posibilidades de ser ratificados.

Es sin duda una propuesta que tiene objetivos claros desde la sociedad y para que México logre consolidar su crecimiento económico porque es necesario fortalecer y sanear finanzas públicas.

.

(*) Director de la UNIVA-PV.