Cadáveres y carroñeros

Por J. Mario R. Fuentes (*)

.

Una colosal tumba de ilusiones es la vida humana; historias tejidas sobre rodillas de personas que han creído serlo sin lograrlo jamás.

Caprichos llenan la historia de los pensamientos pequeños y poco circunstanciales; venden ideas a través de los amigos y los colaboradores; plagian, asesinan, desempeños ajenos para después apropiárselos y deformarlos. La política mexicana es una novela kafkiana donde los protagonistas son ellos mismos disfrazados, de buenos, tiranos y despiadados.

Los escenarios sociopolíticos cambian al término de las elecciones, las recientes no fueron la excepción; crecieron las amenazas a comunicadores y líderes sociales, desafortunadamente la pobreza crece como la inflación y compite con la inseguridad y falta de oportunidades laborales. Que dice el presidente Peña Nieto al respecto, nada como de costumbre, solamente retuerce las palabras para intentar hacerlas accesibles a los ciudadanos que sufren las consecuencias de un régimen enfermo.

Toca a la puerta el 2018; pronto la derribarán, entonces llegarán más ilusiones a las cuales ya les inician su tumba. Cada político dilapidó dinero para su campaña, por supuesto el de los más pobres del país en un lapso sexenal de los más cuestionados, el de Enrique Peña Nieto.

Contra todo lo que se diga México está sufriendo demasiado; país con terribles padecimientos, con una falsa idea de lo que significa democracia, incredulidad al alza; crecimiento económico gris, vilipendiado por estar estancado en la mediocridad y empantanado por la corrupción oficial y privada. Transparencia ausente y ante todo esto las ganas de sobresalir nunca se han ausentado se incrementan, no cesan.

Los carroñeros políticos persisten. Luchar por los despojos de la campaña, sin misterios; ahora queda enfrentar a los fantasmas sobrevivientes que gobernarán tres o seis años, a ellos nadie los molestará recibieron sus constancias de mayoría, encima de ellas nada, están totalmente validados. Están fuera del pasillo de la desaparición política, ahora cuidar el “hueso”, será lo importante.

Se abre paso el político ganador, el pasillo de la muerte recibirá a las promesas y se llenará de ilusiones cargadas de una cotidianidad que llega de la historia de ciudadanos que creyeron en las palabras de los cuestionados políticos, no de todos, existen contadas excepciones. El pueblo sufre y espera que la sonrisa se borre de la cara de los políticos, recorten sus gastos el cuantioso personal a su servicio, dejen sus lujosos autos y “dietas” escandalosas (salarios); en pocos términos privilegios desmesurados que se pagan con dinero del ciudadano honesto y trabajador.

.

(*) Egresado de la UNAM, maestro universitario desde 1979, fue investigador del ICS, conferencista, articulista, inició su trabajo periodístico en la Revista Proceso, jefe de corrección primera plana de diario El Nacional, reportero y columnista; galardonado en varias universidades del país,  21 años trabajó en el sector público y conformó el SNIM en la Coordinación de Productos Básicos de la Presidencia de la República,  se integró a la Univa en 1989 como catedrático investigador, cofundador del IDEO-UNIVA actualmente es coordinador de Comunicación y Publicaciones  y del  Consejo Político Universitario de esta Casa de Estudios en Puerto Vallarta.