La educación está enlazada con los proyectos nacionales

Por Mtro. Luís Ignacio Zúñiga Bobadilla (*)
direccion.vallarta@univa.mx

.

La educación en todo momento debe ser entendida como parte de los grandes proyectos estratégicos nacionales, económicos, políticos y sociales, no solamente es conocimiento sino también formación humana.

En este siglo, es prioritario mejorar la comprensión de los procesos de enseñanza-aprendizaje, el diseño incesante de prácticas de instrucción más eficientes; se habrá notado que a últimas fechas se ha venido aceptando la perspectiva constructivista social del aprendizaje, la cual acentúa las variables contextuales y sociales que determinan la cognición compartida  para la construcción del conocimiento, denominada finalmente cognición situada.

Podría mencionar otras corrientes pero con esto me permito demostrar lo complicado que es en estos momentos es comprender el tema Educación. Crisis económicas, conflictos políticos, cotos de poder, inconformidades de todo tipo  han influido  constantemente en la vida del país, sin lograr sacudir lastres dañinos que son vistos como fortaleza nacional; sin dejar pasar la tardía aplicación de los planes de estudio y la deformación de la realidad que ello conlleva;  en muchos de los casos no le ha permitido salir del atolladero a la educación en general, y en particular a la universitaria.

Esto lo he señalado en otras ocasiones, en este momento de definiciones me permito volver sobre esos pasos al no ver cambios estructurales en el gran proyecto nacional estratégico que es la educación. “El gran reto  para  México es el de garantizar que cada vez más jóvenes puedan tener acceso a una educación superior con calidad, pues mientras en algunos países de Europa, los índices revelan que 80 por ciento de los jóvenes entre 18 y  24 años tienen acceso a la universidad, en el nuestro sólo 23 por ciento tiene esa opción”, expresó el Juan Ramón de la Fuente Muñiz, ex rector de la UNAM en una conferencia que ofreció en la U. de G.

En México se reporta que el 45 por ciento de cada 100 egresados de la universidad se dedican a actividades diferentes de aquello que estudiaron; sin duda esto frustra proyectos nacionales y significa inversiones millonarias para el país con más necesidades que satisfacciones; por tal las Instituciones de Educación Superior (IES) tendrán mucho que hacer para elevar la calidad de su educación; por lo pronto las instituciones católicas mantienen en sus proyectos el liderazgo de valores humanos, basados en una ética-moral realmente transformadora, no solamente de la educación y la cultura sino de las alternativas necesarias que permitan contrarrestar el embate de una sociedad cada vez más deshumanizada.

Se me hace importante citar el planteamiento de San Juan Pablo  con respecto de la tarea que tienen las universidades cristianas: “ardiente búsqueda de la verdad y su transmisión desinteresada a los jóvenes y a todos  aquellos que aprenden a razonar con rigor, para obrar con rectitud y para servir mejor a la sociedad” (Juan Pablo II, Constitución Apostólica sobre las Universidades Católicas, pág. 7) Este es uno de los proyectos de ellas al sumarse al gran proyecto  nacional para dotar a México de un modelo educativo más consistente, que fortalezca desde la educación básica hasta la superior, que se mire al sujeto en constante cambio y con la fortaleza de resolver los problemas con propuestas consistentes.

Modelo de excelencia es la Pedagogía Interactiva propuesta por el Dr. Salvador Castro Cosío (q.e.p.d), maestro emérito del Sistema Univa, quien tras análisis profundos de los modelos europeos y norteamericanos adaptó a nuestras condiciones los preceptos con óptimos resultados hasta el momento, esto se confirma en los egresados Univa y los intercambios con universidades  nacionales y extranjeras  con pautas que marcan sus tiempos.

.

(*) Director de la UNIVA-PV.