Consejos de una abuelita modernaGente PV

Ángeles asesinos

Parece que aunque tenemos ojos, no queremos ver a esos divinos ángeles terrenales que prefieren huir al extranjero o vivir desprotegidos en las calles, que seguir soportando ese terrible infierno que viven al lado de sus “padres”.

.

Por un México mejor

.

Estamos viviendo peor que “Sodoma y Gomorra”, porque en esas famosas ciudades donde la degeneración, putrefacción y libertinaje, era bien vistas por la mayoría de sus habitantes, y estaba  protegida  por gobernantes corruptos e indignos; no había medios de comunicación, como en la actualidad, a no ser por sus visitantes que venían en busca del placer y felicidad mal entendidos. Sí, ellos buscaban sólo  aventura… ¡Se quedaban a disfrutar hasta que perdían su dignidad, recursos económicos o adquirían terribles enfermedades venéreas!…

Pero como todo en ésta vida, también habitaban personas educadas, con esos principios morales y religiosos… ¡Quienes prefirieron abandonar hasta su lugar de origen, antes de permitir que tanta perdición y libertinaje, entrara en las almas de sus hermosos ángeles terrenales!

En pleno siglo XXI con tantos avances médicos, tecnológicos, de comunicación, etcétera, pudiendo elegir entre el camino del placer obsesivo mal entendido, y el del verdadero amor, justicia, paz y libertad para con uno mismo y nuestros semejantes, preferimos refugiarnos en nuestro mundo (celulares, internet, etcétera), para quejarnos con extraños de la gran soledad que sentimos dentro de nuestro ser, a pesar de estar rodeados de familiares; poniendo en segundo plano, a esos maravillosos ángeles terrenales, no deseados, que vinieron al mundo por un descuido, en un calentamiento global después de una fiesta “sodomizada“, en la cual ni siquiera tuvimos tiempo para esas “tontas presentaciones de antaño”, ni verificar la verdadera identidad, del supuesto “padre” de ese maravilloso ser inocente, que llegaría meses después, en esas tristes condiciones, a un mundo inhóspito.

.

Madres inmorales

Aunque parezca increíble, existen en la actualidad un sinnúmero de “madres”, que prefieren andar con Clemente y otros veinte, y vivir su vida, que dedicarse a esos ángeles terrenales que trajeron en forma irresponsable al mundo; dejando a sus hijos en manos extrañas, con el pretexto de que tienen que trabajar para dar a sus criaturas… ¡todo lo que ellas carecieron!… Olvidando darles lo que ellos más anhelan… ¡Atención, cuidados, protección, el ser escuchados, comprendidos, sin ser comparados con nadie, ya que son seres únicos e irrepetibles, pero sobre todo el de ser amados por sus respectivos padres!

Por desgracia, al sentirse abandonados con tanta degeneración, léxico vulgar, agresividad, corrupción, enseñanza bélica y sexual a toda hora en los medios de comunicación y sin vigilancia de un adulto responsable; al perder esos ángeles su inocencia, se acostumbran a esa forma de vida y con tal de llamar la atención de sus seres queridos… ¡sabemos de muchos casos de ángeles asesinos!

Es ilógico lo que está pasando en nuestro mundo actual, porque a pesar de tener tantos adelantos de toda índole, parece que aunque tenemos ojos, no queremos ver a esos divinos ángeles terrenales, que prefieren huir al extranjero, o vivir desprotegidos en las calles, que seguir soportando ese terrible infierno que viven al lado de sus “padres”…

¡Pobres!… porque están expuestos a ser recogidos por “generosos monstruos“, que los obligan a delinquir o hasta convertirse en… ¡Ángeles asesinos!

¿Y de quién es la culpa?, ¿de esas divinas criaturas que el mismo Dios nos los entregó al momento de nacer puros e inocentes?… ¿De esos padres irresponsables y egoístas, que con su pésimo ejemplo les robaron su inocencia?, ¿de los papás de probeta, adoptivos o tutores?… ¿De las escuelas que sin piedad les reparten pastillas y condones para convertirlos prematuramente en adultos menores?, ¿o de la misma suciedad (perdón, Sociedad), que no hacemos nada para salvarlos a tiempo de ese final que será indescriptiblemente doloroso para todos?, al que también los niños se acostumbrarán al ser castigados como “adultos menores”, y cuando cumplan su condena, de seguro saldrán esos “Ángeles asesinos“ convertidos en grandes maestros mafiosos que repetirán su cruel historia, con cuantos inocentes niños, que crucen por su camino !…

Es muy fácil echarle la culpa a la genética, cuando es bien sabido cuánto puede ayudar el medio ambiente en que nuestros ángeles terrenales se desenvuelvan.

Así como al animal de pedigrí más dócil, tierno y fiel que pueda existir, si lo colocas en un ambiente de agresividad, vejación, hambre y aislamiento, te aseguro que se transformará en una fiera asesina ¡capaz de matar a su propio dueño!… Esa es la ecuación más simple, llamada… ¡Ley de la sobrevivencia!…

Por eso suplico con toda mi alma… ¡cuídense o practiquen la abstinencia, antes de traer al mundo tanta inclemencia!

.

Cariñosamente Ana I.