Gente PVPlaneta Luna

Evolución Regresiva

¿Pero cómo es posible que el mundo lo muevan gente que no ha hecho nada de nada más que dar opiniones en esa red o mundo digital? Algunos que ni se afeitan aun, cuya experiencia es tan irreal como estas redes.

.

Por Consuelo Elipe

.

Yo me pongo a pensar en todos los que estamos en este mundo, y no sé qué pensar. Bueno tenemos que distinguir claro. En el mundo hay tantas formas de vida, de pensamiento, situaciones extremas, países en guerra… que sería absurdo generalizar, y sobre todo pensar que nuestra realidad es la de todo el mundo, porque por desgracia no es así.

Pero siendo bastante mundana, y sí permítanmelo, superficial, me refería a personas “normales” de nuestro entorno habitual, pensando sobre todo en mí y mis circunstancias, para no hablar de cosas más lejanas.

Voy al gimnasio, porque claro nos han metido en el coco que tenemos que estar como un fideo. Y ahí vamos con ganas o no, con tiempo o no. ¡Pero es muy sano! Y como siempre me entra la filosófica, y veo a todo el mundo pegando saltos, levantando pesas como posesos, bebiendo agua… y la inmensa mayoría conectado a sus auriculares.

¡Por supuesto! Hoy en día si no tenemos un cable saliendo de algún lado de nuestro cuerpo o alrededores, no vamos a ningún lado. No es suficiente la música machacona y a todo volumen que nos ponen en los gimnasios, sino que cada uno lleva la suya propia, para estar aun más confusos.

Y me encantan los acróbatas, esos que son capaces de estar subidos en la caminadora a toda velocidad y chateando, eso ya es nivel master.

Yo de verdad estoy confundida con este proceso de evolución que se supone lleva el hombre. ¿Se habrá parado y no nos hemos dado cuenta? Se supone que somos seres inteligentísimos, y desde luego hay personas increíbles que inventan cosas que cambian el mundo, pero la masa lo que se dice la masa, no estoy tan segura de que sea tan inteligente y que vaya por el camino de avance que suponemos.

Yo sigo pensando que en algún momento hemos hecho un giro y vamos camino a comunicarnos con gruñidos de nuevo. Las generaciones que nos siguen casi no saben escribir, tienen faltas  de ortografía a montones, no son capaces de hilar más de tres frases y no digamos de leer un párrafo, o mantener la atención por 5 minutos.

Mucho se está hablando de esto, pero es que es algo que vivimos cada día, tengamos hijos o sobrinos o amigos más jóvenes. A mí me da pena. No saben quién son nadie, ni de música ni de actores y menos de política. Su mundo está en las redes sociales y creo que ya no saben distinguir ese mundo del que habitan físicamente. Sus ídolos son las o los influencer (vaya palabra más absurda por no decir estúpida), las it girls, los youtubers (me quema la mano solo de escribirlo) y mil vocablos más que son tan vacíos como la mayoría de quienes lo portan.

¿Pero cómo es posible que el mundo lo muevan gente que no ha hecho nada de nada más que dar opiniones en esa red o mundo digital? Algunos que ni se afeitan aun, cuya experiencia es tan irreal como estas redes. Y hay va todo el mundo a seguirles y leerles y hacerles ídolos del minuto.

Yo es que no entiendo nada. Pero ¿tan vacía ha llegado a ser nuestra vida que lo mejor que tenemos que hacer es estar todo el día enganchados a estas bobadas, a las vidas de los demás?

Tanto trabajo es tener una vida propia y además solo vivirla y no compartirla.

Lo de Luis Miguel Dominguín y Ava Gardner, eso de “para que lo hago sino lo cuento”, creo que fue el antecedente de las redes. Ahora nadie vive nada por vivirlo, solo para contarlo. Creo que si algunos no pudieran contarlo en el Face ni siquiera harían el esfuerzo de hacerlo.

¿Pero cuándo paso esto?, ¿cuándo nos convertimos en estos seres? A mí no me gusta hacia dónde vamos o ni siquiera cómo somos.

Por supuesto la vida es maravillosa a pesar de todo, y merece la pena ser vivida solo por eso, por VIVIR. Ojalá volvamos a esa costumbre de vivir de puertas a dentro y para los amigos y seres queridos. ¡Qué tiempos aquellos! Si sueno como mi abuelita pues qué bueno, ella sí que era y es aun, aunque no esté,  nuestra influencer.

Espero que de alguna forma seamos capaces de retomar la evolución correcta como seres HUMANOS, como seres más completos, más profundos, más gente (me encanta esa expresión mexicana), que realmente podamos volver a admirar a personas que hayan hecho cosas “admirables”, que volvamos a tener modelos políticos e intelectuales que merezcan la pena. Sabemos que existen, quizás solo quisieron quedarse fuera por un tiempo, aprovechando para existir mientras los demás están tan ocupados en contar.