Adiós al proteccionismo

Angela Merkel.

.

Por María José Zorrilla
Puerto Vallarta

.

En alusión a la reunión del G20 en Hamburgo y como una indirecta a la política proteccionista; Angela Merkel comentó ante el parlamento alemán, “Quien piense que los problemas del mundo pueden resolverse a través del proteccionismo y el aislamiento está en un grave error”.  En medio de protestas de globalifóbicos y de un par de defensores del autoritarismo velado como Trump y Putin,  la pregunta que se cuestiona Isabel Turrent, es si Occidente tiene la voluntad de sobrevivir.  Por lo pronto la Unión Europea empieza a buscar otros aliados como Japón para sus intercambios comerciales ante la cerrazón de rusos y norteamericanos.

Desde que escuche a Sergio Aguayo hablar sobre el tema del capital positivo no dejo de pensar en ello a raíz de los conflictos generados entre taxis y Uber   Los choferes de este nuevo tipo de servicio reportaron que  fueron bloqueados en varios puntos de la ciudad por taxistas que acudieron con la policía, quien procedió a levantar una multa al chofer de Uber.   Ante la falta de capital humano positivo, aparece la violencia.  Caccia también articulista semanal en El Reforma, habla sobre la violencia y se cuestiona si acaso somos más violentos. “y aunque hay señales que apuntan, sino a un incremento en la violencia, si a una notoriedad mayor”, es una realidad que tecnología y la capacidad de difusión juegan un papel importante.    Porque en donde más se difunde la violencia, las sociedades tienden a tener índices más altos y frecuentes de violencia.  Durante años los sindicatos en México no generaron ese capital positivo que el país tanto requiere, porque muy similar a las políticas que Trump y Putin parecen exhibir, nuestro sistema político, incluidos todos los partidos políticos y cobijados por los sindicatos como sus principales aliados, llevan a cabo una política  proteccionista y excluyente, donde el proyecto es expulsar al otro, a quien no comulga con su visión unilateral.  En el caso Vallarta, no sé a dónde llegaremos con la situación UBER o con el transporte, pero lo que si vuelve a brincar a la palestra es la urgencia de enfocarnos a resolver los problemas  bajo otras perspectivas.  Promesas de generar un mejor servicio están allí.  La sociedad en espera de que “ahora si las cosas cambiarán”, pero es la falta de capital humano positivo lo que ha hecho falta, para que autoridades, líderes y agremiados entiendan el significado y la importancia de buscar un objetivo común más allá de la visión proteccionista de un solo sector que al final no traerá más que el infortunio para todos.  Las ligas se estiran hasta que la sociedad ya no aguanta más.   El mundo de hoy es diferente al de hace 10 años, no digamos 20, 30 o 40 años atrás. Vallarta debe aprender a ver el mundo desde la vallartidad, pero entendiendo que los valores de la modernidad no se basan en edificios más altos, sino en cimientos más sólidos de nuestro andamiaje social, económico, ecológico, político, educativo y cultural.  Apresurémonos a generar ese capital humano positivo.  Tengamos como pie de lucha, lema de trabajo, objetivo común, sembrar y esparcir la semilla de la conciencia colectiva, del trabajo en equipo, del bien común. Las universidades, centros culturales, asociaciones civiles, iniciativa privada y algunos medios de comunicación, ya están encaminando sus filas hacia ese objetivo.  Sindicatos y partidos políticos, no siguen ni respetan las mismas leyes de la evolución que las demás instancias.  La situación es mucho más compleja, los compromisos, y complicidades son grandes obstáculos porque son los menos interesados en mover un status quo que les ha favorecido.   La presión que debemos ejercer, debe acelerar esos procesos,  porque la inercia es cambiar lo menos posible y el mundo hoy exige un habitante más tolerante, más preparado, más creativo  y más competitivo. Adiós al proteccionismo como lo mencionó la Merkel en Hamburgo.