Urge difundir la cultura vial en Jalisco

Alejandro Hermosillo.

.

Por Marisela Muñoz
Guadalajara

.

El diputado Alejandro Hermosillo González presentó en rueda de prensa una iniciativa para que los ciudadanos tengan opciones de pago para las sanciones viales. Es urgente replantear los criterios bajo los cuales se está implementando el programa de las fotoinfracciones, porque no es prioridad establecer una cultura vial, sino la recaudación económica mediante cobro de una multa, manifestó el legislador.

Uno de los problemas por los que la ciudadanía se queja recurrentemente, aseguró, es que las cámaras están escondidas y no hay señalización; sin embargo, también por no saber el destino de los recursos que se obtienen del programa de fotoinfracción.

La movilidad en Jalisco no se ve como una medida preventiva, señaló, sino como una forma de recaudación, además que poco se ha hecho para lograr la sensibilización y concientización ciudadana aunque es evidente que se necesita un cambio en la cultura vial.  En cuanto al sondeo que realizó el Gobierno del Estado, los resultados que arrojan son los mismos inconvenientes que ya se habían mencionado en iniciativas antes presentadas, entre ellos está que las sanciones deberían enfocarse más al trabajo comunitario y menos hacia las multas de carácter económico.

Manifestó el diputado Hermosillo González que es necesario “que regresen los programas preventivos para que sean pedagógicos y no recaudatorios, no se puede olvidar que el objetivo de esto es que los programas como el de fotoinfracciones dejen de ser necesarios, se trata de construir una ciudad donde las violaciones a leyes y reglamentos se terminen, donde prevalezca el respeto y la seguridad”.

Indicó que los casos que señala en la iniciativa, para que puedan acceder a descuentos económicos en las infracciones siempre  y cuando se tome un curso de sensibilización impartido por asociaciones civiles, entre otros, son: estacionarse en lugares para personas con discapacidad o para peatones, usar aparatos de telefonía mientras se conduce, estacionarse en carriles exclusivos del transporte público, rebasar en más de 30 kilómetros el límite de velocidad establecida. Si en estos casos hubiera una reincidencia, ya no se aplicaría como incentivo, sino sería una obligación tomar la plática de enseñanza.

Finalmente, dijo que se busca corregir los programas de infracciones con el fin de que puedan ser preventivos, educativos y formadores de una mejor cultura vial, sin ser recaudatorios.