Cariñoso recuerdo y admiración

SE LE RECUERDA con cariño en su sexto aniversario luctuoso.

.

Por Humberto Aguilar

.

Esta mañana en el hotel Marriott se recordará al Obispo Saúl González Vargas en el sexto aniversario de su fallecimiento. Es un encuentro de muy grata memoria para las más de 250 personas que se reúnen, gente que le conoció, que se inspiró en él por su amor a Dios Nuestro Señor.

El Obispo Saúl ha dejado profunda huella en Puerto Vallarta, Bahía de Banderas, Colima y en la Ciudad de Guadalajara. Esto, además de recorrer en su evangelio ciudades de los Estados Unidos, Centroamérica y el Caribe, en la Ciudad de Denver, Colorado se fundó la Iglesia de Perdón y Amistad.

.

BREVE SEMBLANZA

La historia nos dice que en 1985 el Obispo Saúl fue tocado por la mano de Dios para iniciar un apostolado. De su mano nació la primera Iglesia Cristiana en un pequeño salón en el pueblo de Bucerías en nuestro vecino municipio Bahía de Banderas.

Con dedicación y gran emoción, trabajó intensamente en ese apostolado, la imagen que inspiraba a todos los que le conocieron creció y ha crecido aun en su ausencia: hoy Perdón y Amistad tiene presencia en Bahía de Banderas, en la Ciudad de Puerto Vallarta, en Manzanillo, Colima y en la Ciudad de Guadalajara. De su inspiración y con su ayuda trabajan de la mano con emoción hermanos que transmiten su palabra.

El obispo Saúl, de la mano de Dios se ha fortalecido Perdón y Amistad. En su recuerdo, le recordamos hoy que se cumplen seis años de haber sido llamado al lado de Dios Nuestro Señor.

Si recordamos los tiempos es de decir con firmeza que el Obispo Saúl González Vargas en tan poco tiempo ha cumplido, cumple y se cumplirán muchos años para recordarle con mucha fe, dar a conocer su palabra, la palabra de Dios para continuar creciendo en este apostolado.

Celebramos pues estos seis años de su ausencia en forma tan entusiasta que nos hace sentir su presencia entre nosotros.

Este evento es organizado por sus hijos, quienes siguen su ejemplo, así como por Don Arnulfo Ortega Contreras, quien mantuvo una estrecha relación y le acompaño en varios de sus viajes donde dio constancia de este gran apostolado.