Otra vez, señor secretario

Aurelio Nuño.

.

Por Humberto Aguilar

.

Que las cosas no andan bien en cuanto a la pronunciación y conocimientos del idioma en México, se reconoce, más no hay que exagerar en cuanto a las “orejas de burro” en la Secretaría de Educación, señor don Aurelio Nuño.

El colmo de faltas de ortografía por parte de quienes hacen los documentos oficiales de quienes se han titulado en una Universidad en Puerto Vallarta, que hasta regresaron el documento con el registro oficial en el que en el sitio donde se coloca el nombre pusieron Ulices, en lugar de Ulises.

Se trata de un documento oficial, el orgullo de todos los estudiantes, el documento que se pone en un marco y se coloca en la pared de la oficina de quien durante toda su vida ha estudiado hasta culminar con su carrera profesional.

No es un documento cualquiera, de tal suerte que, si un cliente necesita el servicio, al ver ese documento con su nombre mal escrito, sale de esa oficina en fuga.

De tal suerte que no se trata de un simple error en un documento cualquiera, es el documento oficial del que todo nuevo profesionista se debe sentir orgulloso, de tal suerte que es lógico protestar porque además ese documento no es un regalo, ya que además de pagar la colegiatura durante los años que fueron necesarios para lograr ese título de abogado en derecho, hay que pagar a la Secretaría de Educación por el mismo documento.

No es un pago fuera de lo normal, pero desde luego más que ese dinero que se pagó, es un documento que lo acredita con la profesión, en el caso de la Univa Puerto Vallarta, donde su director, el maestro Luís Zúñiga, colaborador de este medio, debe sentir horror al ver tal error.