Empresa FamiliaGente PV

El Ejecutivo al Minuto para la empresa familiar

El alto directo o ejecutivo al minuto emplea un método que busca la eficiencia de manera sencilla, con una dirección enfocada a los resultados y al personal.

.

Por: C.P.C. y M.I. José Mario Rizo Rivas

.

No castigues nunca a un aprendiz, mejor capacítalo para enseñarle cómo hacer las cosas de la mejor forma.

En esta ocasión estoy compartiendo la síntesis de uno de los mejores libros de los últimos tiempos, y que a mi juicio es lectura obligada para todos los gerentes y mandos medios así como dueños de empresas, el  excelente libro el Ejecutivo al Minuto de mis admirados escritores Kenneth Blanchard y Spencer Johnson.

.

Cumpliendo objetivos

Cuando hablamos de un directivo o ejecutivo, inmediatamente pensamos en una persona sumamente ocupada, que pasa demasiado tiempo en su oficina y que vive con altos niveles de estrés. Es además visto como un ser insensible que sólo está enfocado a los resultados. Esta creencia generalizada se debe a que este tipo de altos directivos son muy comunes. Esto puede ser un problema mayor cuando se habla de un ejecutivo de empresa familiar, el cual ve por los intereses de la empresa, pero otros miembros de la familia, que no trabajan en la misma, no lo ven de esta manera generando conflicto en la familia. O al contrario que invierte demasiado tiempo con la familia o les da preferencia en los puestos clave de trabajo y esto afecta la moral de los empleados de la empresa familiar.

Sin embargo, contrario a lo que se pudiera pensar, existen técnicas de dirección bastante simples que permiten el cumplimiento de los objetivos, con un personal altamente motivado y por ende con un alto desempeño laboral, todo esto con un gasto mínimo de tiempo. Lo cual apoyaría al directivo a encontrar equilibrio para la familia y la empresa, usando cada minuto al máximo y así poder involucrar a la familia en los órganos de gobierno corporativos en lo que es la empresa, y de esta manera la entiendan y se eviten conflictos.

Existen técnicas que en este caso son propuestas por Kenneth Blanchard y Spencer Johnson en su famoso libro “El Ejecutivo al Minuto”, y consisten básicamente en decir las cosas de forma concreta, en el momento adecuado y de la manera correcta, cuidando siempre la dignidad y sensibilidad de las personas, y buscando la satisfacción del personal y de la propia familia. Esta es la historia que se narra en el libro:

La búsqueda

Un joven que buscaba un directivo eficaz quería trabajar para uno, y quería convertirse en uno. En su búsqueda visitó a diferentes ejecutivos, sin embargo, siempre salía insatisfecho de cada entrevista.

Escuchó hablar de un ejecutivo con el que todos trabajaban a gusto y que lograba excelentes resultados.

Incrédulo concertó una cita con él, y se sorprendió al saber que lo recibiría en cualquier momento con excepción de los miércoles de 9:00 a 11:00 horas. En la entrevista el ejecutivo le explicó que en ese horario no podía recibirlo ya que se reunía con su personal para discutir los proyectos, planes y estrategias de la semana siguiente; y que la responsabilidad de las decisiones allí tomadas era de su personal y de él mismo.

Luego el ejecutivo le dijo que él trabajaba enfocado tanto a los resultados como al personal bajo la máxima:

“Las personas que se sienten satisfechas de sí mismas logran buenos resultados.”

El ejecutivo le dijo al joven que se definía como un Ejecutivo al minuto y le dio una lista de personas para que se entrevistara con ellas y le dijeran lo que necesitaba saber. El joven se entrevistó con tres personas que le develaron los secretos del Ejecutivo al minuto:

.

  1. Previsión de objetivos de un minuto.

Los ejecutivos deben comunicar de manera clara las tareas a realizar y los objetivos a alcanzar. Consiste en un resumen de los problemas a resolver en una hoja de papel y con una extensión que no exceda las 250 palabras.

El directivo y el empleado se quedan con una copia para verificar la evolución del trabajo. Se recomienda leer y releer durante el día cada objetivo, analizar cómo marcha la tarea y cerciorarse que la realización práctica concuerda con el objetivo.

.

  1. Elogios de un minuto.

Buscar el momento en que los empleados hacen algo útil y dedicarles un elogio. El elogio de un minuto consiste en decir sin rodeos al personal su opinión sobre la marcha del trabajo, elogiar inmediatamente cuando lo merezcan diciendo concretamente lo que han hecho bien, y cómo beneficia el trabajo a la organización y al personal.

.

  1. Reprimendas de un minuto.

Es importante que los miembros del personal de antemano sepan que se les hará saber cuándo trabajan bien o mal. Cuando alguien comete un error se le da una reprimenda de un minuto, que consiste en reprenderlos inmediatamente diciendo en concreto que se ha hecho mal y guardando silencio por unos segundos. Luego se les demuestra apoyo con una palmada en la espalda o un apretón de manos, se les reafirma la gran estima y el buen concepto que se tiene de ellos pero que esta vez no se puede elogiar su trabajo. Tomarse tiempo es el oficio de un ladrón, ganar tiempo es el de un estratega. Un alto directivo o gerente efectivo debe ser tanto un estratega como un ladrón al robarle tiempo a las actividades menos apremiantes o más fáciles a fin de desempeñar su trabajo”. Kelly Lewis

.

Conclusiones

En síntesis, el alto directo o ejecutivo al minuto emplea un método que busca la eficiencia de manera sencilla, con una dirección enfocada a los resultados y al personal, pero que al mismo tiempo por buen manejo de tiempo y comunicación logra tener tiempo para crecer a las nuevas futuras generaciones e involucrarlas en el negocio de manera asertiva y para su familia:

  • La mayoría de las veces los empleados no tienen idea de lo que realmente se les pide que hagan, de forma que no entregan los resultados que se espera de ellos; es importante ser concretos al hablar para especificar la tarea a realizar. Al mismo tiempo que poco a poco se les dé más libertad y ellos mismos sepan qué hacer sin que se les pida, logrando así el empoderamiento y la descentralización de responsabilidades en la empresa familiar.
  • Si el personal tiene bien definido lo que tiene que hacer, lo hará.
  • Elogiar al personal por el buen trabajo en el momento que lo realizan, es sin duda un gran motivante, los hará sentirse satisfechos con su trabajo y útiles a la organización.
  • Si el personal se siente satisfecho de sí mismo dará buenos resultados.
  • Es importante también que los empleados sepan cuando cometen un error, y que sepan exactamente en qué se han equivocado, eso ayuda a su crecimiento y profesionalización.
  • Si el personal sabe en qué se equivocó, no lo hará de nuevo-“Ten mucho cuidado cuando le pidas a alguien su tiempo, le estas pidiendo la vida, porque su tiempo es vida”. David Konsevik
  • Por último, cabe señalar que este método está basado en una comunicación clara, precisa y concisa, así como en la honestidad y el respeto a los demás.

El elemento humano dentro de una empresa familiar o no, es quien producirá los resultados, de manera que es necesario que la dirección esté igualmente enfocada al personal y a los resultados para alcanzar los objetivos de la empresa familiar. Juntos familiares y colaboradores desarrollamos nuestras aptitudes para asumir responsablemente el éxito de la empresa y de nuestras familias.

.

El futuro es algo que todos alcanzamos a un promedio de 60 minutos por hora, no importa lo que hagamos, ni quien seamos.

                                                                                                                                  – C.S. Lewis

.

El elemento humano dentro de una empresa familiar o no, es quien producirá los resultados, de manera que es necesario que la dirección esté igualmente enfocada al personal y a los resultados para alcanzar los objetivos de la empresa familiar.