Aventuras de un pintorGente PV

Realidades Alternativas 25: Plática en la Playa

De pronto lo increíble tiene alguna posibilidad de explicación científica. Los milagros de pueden ya ser tan explicables como ahora lo es el control remoto.

.

Por Federico León de la Vega

.

A veces me levanto temprano y voy a ver el amanecer a la playa. Hace unos días estaba yo en eso cuando me encontré a mi amigo Guillermo, viendo las olas. Él es persona fina y culta, y me honra con leer esta columna de “Realidades Alternativas” que sale los sábados.

En nuestra plática me señaló que el vocablo “Alternativas” no existe. La razón que me dio es que sólo hay una alternativa, es decir: una cosa es o no es, pero sólo se puede alternar entre una opción u otra cada vez.

Mientras nuestras sombras comenzaban a aparecer sobre la playa y las crestas de las olas pasaban del azul gris al amarillo brillante, me quedé pensando en lo que decía Guillermo. Siempre he opinado que hay que admitir los errores  y corregir pronto. Sin embargo, al llegar a casa busqué en Google y apareció de inmediato el plural “Altenativas”. Ya sé que no puedo tomar como verdad lo que diga el internet (nos llenan de todo lo que los intereses económicos quieren que creamos), pero decidí no corregir el título de esta columna, y en cambio usar esa plática para explicar que precisamente la cuántica tiene como principio el que existen varias alternativas, que a ése nivel de partículas mínimas que componen nuesto universo, es posible que una cosa esté en dos lugares a la vez, que existan universos paralelos.

Para el que se precie pragmático y realista, este recuento de la plática en la playa no significará nada. Para mí, que vivo esperando la llegada de un mundo mejor, sí lo es porque otorga mayor credibilidad a todos esos fabulosos relatos como el que un hombre caminase sobre el agua, que multiplicase peces o que se transformase en luz, y que al final resucitase de entre los muertos y ascendiese a otra dimensión prometiendo volver.

De pronto lo increíble tiene alguna posibilidad de explicación científica. Los milagros de pueden ya ser tan explicables como ahora lo es el control remoto. Hace tan sólo una generación parecía imposible cambiar los canales de la televisión, o cerrar el automóvil desde lejos. Hoy lo hacemos apretando un botón y se torna creíble, mucho más que eso: se puede manipular el clima y crear Tsunamis, se puede también manifestar hologramas de Michael Jackson bailando en las Vegas aún después de muerto o ¿porqué no? aviones que choquen contra edificios.

Todo es creíble hoy en día, pero no todo es bueno, ni todo es verdad. Mi columna pretende, de modo modesto y sin otro recurso que la palabra, ir deshilando los tejidos de nuestra aparente realidad para ver otras, abonando a que “…vean los que no ven” (evangelio de Juan 9:39) y comprendan que “…lo que se ve fue hecho de lo que no se veía” (libro de Hebreos 11:3).  O que, como le explicó el zorro a El Principito: “Lo esencial es invisible para los ojos”.

.

www.leondelavega.com