El Lago de Tos-Cano

De chile, dulce y de mole;
con Molotov el atole.
Donde cárteles no hay,
pero sí muchos carteles
una bomba les pusieron
a obispos siempre fieles.
Y en la Ciudad de los Niños
por fin fueron rescatados
víctimas de un pederasta,
eso sí, muy persignado.

Policía china y conejos:
misteriosos y pendejos.
Con respecto al T L C,
nos dice el grillo Guajardo
que sus planes son secretos
y yo muy poco me tardo
en comparar su actitud
con la policía asiática.
Ya Canadá y el Tío Sam
expusieron su temática.

Fue Romero balconeado
con su Ferrari dorado.
Siguen cayendo corruptos
por rumbos del Amazonas;
con Odebrecht se enredaron
las entambadas personas.
Acá, como el monje loco:
“nadie sabe, nadie supo”;
la cultural corrupción
si acaso llega a cochupo.

Dizque hay chiles por montones,
también chiles en cajones.
A los hermanos les gustan
generalmente las nueces
y a las hermanas las pasas
les gustan más muchas veces.
Quiso ver la Margarita
como andaban los tomates,
pero terminó bailando
el Son de los aguacates.

No lo inventé,
en la de abastos pasó
que a Calderona
casi nadie la peló.