Un mejoralito… ¡por favor!

Donald Trump.

.

Por Humberto Aguilar

.

Algo más que una tableta para el dolor, el presidente de los Estados Unidos busca aliviar frustraciones y derrotas en el Senado con campañas como esa que anunció contra la Mara Salvatrucha anunciada en un marco fantoche entre los pocos seguidores que aún tiene Donald Trump.

La MS-13 ingresó a los Estados Unidos como todos los indocumentados de estos países latinos imposibilitados de trabajar en su propio país por las pobres condiciones de progreso.

Los Mara Salvatrucha se fortalecen en lo que ellos saben hacer, especialmente en el Estado de California, todos son latinos, todos son salvadoreños pero realmente significan muy poco para el ostentoso aparato que le organizaron al presidente en el que dio a conocer su combate al MS-13.

Tan corriente acto, seguramente va a ser o ya es ridiculizado en todos los medios de Norteamérica. Hizo aparecer a la Mara como un ejército poderoso, al que buscará derrotar como Don Quijote frente a los molinos de viento.

Esos demonios a los que deberán erradicar con la fuerza pública de primera mano, los “honestos policías” a los que elevó a la calidad de los héroes de las historietas, de paso animó a las fuerzas políticas del Congreso, para ir contra los estados que protegen a los indocumentados.

Como se sabe son los estados que han decretado refugiar a los indocumentados sin atender la orden que les permita a los agentes de migración detenerlos y enviarlos a su país de origen de inmediato.

.

¿MS-13 EN VALLARTA?

Por si no lo saben, desde 1990 hay un grupo que se denomina MS-13 en Puerto Vallarta.

Es en el área de la colonia Díaz Ordaz, conocida también como Versalles, en donde aparecen en las esquinas muy bien dibujadas las letras MS-13. El líder es un personaje que creció en el área de California, Estados Unidos, indocumentado que posiblemente haya sido regresado a México y con una pandilla de jóvenes integró ese MS-13 que se dedica a robar lo que puede en casas habitación, con entradas y salidas de prisión a la que se ingresa con faltas menores y luego los tienen que dejar en libertad.

Es una Mara Salvatrucha vallartense que ha crecido tanto en edad como en número, desde 1990 ya son casi ancianos, en tanto que han surgido nuevos jóvenes con la misma mística de formar parte de la pandilla extendida ya a otras áreas de la ciudad.

Su área principal se ubica en lo que fue la residencia o casa particular de un conocido delincuente cerca de la escuela López Portillo, así como en el área donde aún hay un taller denunciado repetidamente por el grupo de delincuentes que se dedican al robo de casas particulares vecinas.

Las autoridades locales los tienen identificados, incluso por la droga que se vende en uno de esos lugares, mas por cometer delitos menores, es imposible consignarlos para una reclusión prolongada.

La batalla de Trump contra los Mara Salvatrucha es simplemente ir contra los indocumentados mexicanos, guatemaltecos, salvadoreños, hondureños, que viven en esa zona de California especialmente.

De tal forma que para el presidente de los Estados Unidos es solo un mejoralito para aliviar la derrota en el senado, en su intento por eliminar el Obama Care.