¿También es “bueno”?

Enrique Peña Nieto.

.

Por Gregorio González Cabral

.

Ayer  lunes iban  a llevar  al presidente  Peña Nieto,  en las  giras de campaña política  que anda haciendo  para  levantar su popularidad,  a los rumbos  de Cihuatlán-Manzanillo, para  que, según  eso,  “inaugurara  la  rehabilitación”   de   una carretera  “Manzanillo-Puerto Vallarta”.

De pronto  alguien   en  Los Pinos se  acordó  del socavón en los  15 kilómetros   de la   magna  obra   “paso expres”   a   Cuernavaca.  Posiblemente  consultó  con el  Observatorio  donde  debieron  informarle  que  está lloviendo  y  aunque no hay que mencionar  el  cambio climático para no  encabronar  más   a Trump, las  tormentas  suelen  estar  rudas   por esos  rumbos.

También  debió  consultar  al archivo  de   videos  y  periódicos, para   caer  en cuenta  de que “algo  sucedió  cerca  de  Cuernavaca, respecto a  una  carretera”.   Debieron ponerle  al  tanto  que  a raíz de “ese  incidente”,  mandaron tumbar los  letreros  de “Gracias, Señor  Presidente”  en la obra   carretera   a  Toluca que  está en construcción.

Con  todos  esos elementos, pudo sospechar  que  la  gira   de   Peña  Nieto a   este  rumbo   no podía  tratarse  de  “contar también lo  bueno”, sino  de  contar  socavones y  pedir  explicaciones.

Por todo  lo  cual,  no  hubo gira.

¿Por  qué  no  lo llevaron  a reinaugurar  el tramo recién abierto  de la “histórica”  vía  corta  Puerto  Vallarta-Guadalajara?  Para  decir, llegando: Contemos  también las piedras.