¿De verdad hay un voto duro?

Por Humberto Aguilar

.

Es interesante conocer cómo se ganan la vida los eternos críticos que hablan de corrupción como la peor lacra. La corrupción existe en todos los países del mundo y en todos se combate lo mejor que se puede. Hay corrupción incluso en los Estados Unidos en donde todos los días pasan cientos de indocumentados por las carreteras y en las mismas líneas donde trabaja Migración, en algunos casos con lamentables consecuencias como se vio hace unos días en Texas.

Los críticos permanentes como Pedro Ferriz, Jorge Castañeda, como Aguilar Camín, son personajes eternamente inconformes, de alguna manera favorecidos por los gobiernos, lo mismo del PRI que del PAN, de tal suerte que, como eso se sabe muy poco tienen la libertad para escribir o comentar como mejor les parece aun como parte de la corrupción que tanto critican y que tanto lamentan.

En diferentes casos además de críticos, son simpáticos, divertidos, locuaces que hasta parece verdad que en efecto van contra la corrupción.

Ahora mismo ya hacen estrategias sobre la posibilidad de los contendientes en las próximas elecciones del país. Solo que la verdad, la verdad es que no hay un solo candidato. Aun López Obrador no es oficialmente el candidato de Morena a la presidencia de la República, el resto de los partidos tampoco han determinado quien es su candidato, en tanto en el PRI se disponen a celebrar su congreso nacional en este mes de agosto en el que van a demostrar si en efecto tienen un voto duro para quien resulte ser el candidato el año próximo.

Todos son especulaciones, se habla de algunos personajes, se dice de sus posibilidades, mas ninguno de los personajes del gobierno de Peña Nieto da a conocer que aspira a ser el candidato.

Eso permite las especulaciones, los mensajes, las posibilidades como quien hace un platillo y trata de poner los mejores ingredientes, todo es especulación.

Sobre el voto duro, no hay duda que el PRI lo tiene, ese voto que existe en todos los estados de la República, que se mantiene a veces oculto pero se activa como ocurrió el año pasado y en este año con el triunfo del PRI en el estado de México y en Coahuila, como ocurrió también en Veracruz en los comicios del pasado 6 de junio.

Hace un año el PRI perdió en nueve de doce estados, recupero dos entidades que eran de Acción Nacional y del PRD de tal suerte que de las doce entidades conservo cinco gracias a ese voto duro.

En las elecciones de este año ganó en dos estados y perdió en Nayarit, las circunstancias del triunfo fue por el voto duro en el caso de la derrota la fuerza política y económica de Antonio Echevarría se impuso sobre el resto de los candidatos, lo mismo en el estado de Nayarit que en los municipios.

El voto duro existe, el PRI puede ganar o perder en las próximas elecciones, pero sin duda va a ser un buen contendiente.