¿Cómo entender lo que pasa en Venezuela?

Nicolás Maduro.

.

Por Humberto Aguilar

.

Las condiciones que se dan en el país hermano, Venezuela, son de un enfrentamiento entre un gobierno plenamente establecido y reconocido por el Congreso frente a la lucha de un grupo de venezolanos que pretendieron derrocar a Nicolás Maduro bajo presión de miles de sus seguidores, precisamente a través de la fuerza del mismo Congreso sin acudir al voto popular que tiene el presidente.

Es una confrontación que trascendió en el continente y en todo el mundo que da por fruto más de 100 personas muertas, entre ellos docenas de jóvenes que se enfrentaron al gobierno, posiblemente sin tener nociones de lo que son las leyes.

Países hermanos han tratado de que haya un establecimiento del orden con respeto a las autoridades establecidas, con respeto a las demandas del pueblo a través del diálogo en el cual incluso el Papa Francisco ha tratado de interceder para no llegar a la confrontación ni llegar al tiempo actual en donde empresarios y políticos de derecha azuzan al pueblo en contra de un gobierno plenamente establecido.

Imposible ese diálogo, los opositores a Maduro exigen que ceda el gobierno, lo cual es imposible si no se acude a las urnas, nadie ha podido lograr convencer a la oposición de establecer un diálogo, el grupo condena a Maduro, lo culpa incluso de delitos internacionales y busca el apoyo del gobierno de Estados Unidos, para que haga una intervención como otras veces ha ocurrido en América Latina: Panamá, Argentina y Chile son tres países en donde la mano fuerte del gobierno de Estados Unidos impuso gobiernos militarizados que les costaron muchas vidas a cada uno de estos países. La historia es aún muy fresca para querer olvidarla.

En los tiempos modernos un gobierno como el de Estados Unidos, no puede intervenir en un país sin ganar por este tipo de acciones la reprobación mundial, como ocurre actualmente en contra del presidente ruso Vladimir Putin por su respaldo al gobierno de Siria, por sus acciones en Croacia, así como su intervención en los comicios de los Estados Unidos como se investiga en el mismo congreso norteamericano.

México, Argentina, Colombia y otros países de Latinoamérica, así como la Organización de Estados Americanos apoyan moralmente a la oposición venezolana, que es lo único que pueden hacer, mas no es bien visto por otras naciones, ni por las Naciones Unidas ni por los países que integran la unión europea, que prefieren se llegue a un diálogo para establecer el orden en Venezuela.

Desde luego la opinión pública de México está a favor y en contra de lo que ocurre, políticamente hay grupos definitivamente a favor del gobierno de Maduro, en tanto que grupos políticos de derecha están en su contra como se ve con el Partido Acción Nacional y personajes como Enrique Krauze que se dicen tener la solución posiblemente armada, lo cual es difícil de creer ya que se tendría que acudir a quienes pudieran armar a esos grupos de derecha que azuzan al pueblo, pero no tomarían las armas para crear una guerrilla desde las montañas como lo hizo Fidel Castro en su tiempo.

Entender esto no es fácil, la opinión pública está sobre el derecho de un gobierno establecido plenamente que impopular ante los grupos de derecha no puede ser derribado con el verbo.