Consejos de una abuelita modernaGente PV

Consejos de una abuelita moderna

Con tanta información no requerida y el descuido de los padres, cada día hay más adultos menores desorientados que han confundido la liberación con el libertinaje.

.

Por un México mejor

.

Con tanta información no requerida y el descuido de los padres, cada día hay más adultos menores desorientados que han confundido la liberación con el libertinaje; el deseo fugaz con el verdadero amor; el sexo irresponsable con los diferentes usos anticonceptivos; la dignidad con la “exigencia de sus derechos no ganados“; la cordura extraviada, con el fatal costumbrismo“…

¡Por eso el aborto, los suicidios y las nuevas enfermedades venéreas, van en aumento!

La  pérdida  de  valores de las  autoridades, que  en  lugar de exigir respeto para los usuarios, en todos los medios de comunicación y correspondientes anuncios, parece  no  tener autoridad  para  detener   tanto desmán en  su contenido con un léxico cada vez más vulgar: sexual, degenerado, prosaico, pornográfico, que se ha convertido en el mejor Maestro de cómo enseñar a ser excelentes delincuentes, ladrones, violadores, borrachos, asesinos, traficantes de personas y órganos humanos, consumidores, vendedores de estupefacientes y drogas de todo tipo… ¡sin ser atrapados quedando como héroes o heroínas!…

Cada día vemos el cómo han afectado la forma de pensar en no sólo a los adultos de la quinta, tercera, segunda edad y a los chavorucos; lo más triste es la  terrible enseñanza que queda en los frágiles cerebros de los adultos menores desorientados; pero sobre todo en esos ángeles terrenales, donde la educación  paterna se ha delegado a terceras personas y a esos aparatos embrutecedores de niños… ¡robándoles su divina inocencia!…

Si a un adulto menor desorientado y sin vigilancia paterna, se le mete en su inexperto cerebro un anuncio sexual para sentir mayor placer mínimo veinte veces al día, lo más probable es que la primera vez que lo vea, sienta un poco de “vergüenza“, o cierta inquietud en su cuerpo; posteriormente si lo sigue viendo, un deseo para obtener el objeto mencionado; después se sentirá como el artista del producto y se convertirá en costumbrismo llegando a ser ese gran consumidor, sintiéndose gran adulto menor, capaz de recomendarlo… ¡usurpando el lugar del médico, por sentirse ya,  un hombre de mundo!…

Me tocó oír en un noticiero donde mencionaban la presentación de un nuevo producto para la virilidad: “Todos los hombres tenemos el derecho de disfrutar plenamente una relación sexual“… Y no pasó mucho tiempo para que dieran la noticia que me dejó sin aliento, sobre la violación de alumnos en “X”, Jardín de Niños… “Obviamente en ese lugar no habían adultos menores desorientados”…

Es desalentador observar películas para “adultos menores desorientados“, a cualesquier hora del día, donde el trama principal es la mejor forma de perder la virginidad, ya que representa “inmadurez para ellos“… O de tener diversidad sexual; experimentando en forma grupal, en fiestas sin control y sin importar las consecuencias de sus acciones, y  nuestros niños adultos, tomando nota de lo más “gracioso“, para demostrar cuán adultos pueden ser, salen corregidos y aumentados… ¡Sin tomar sus debidas precauciones!…. ¿Y los papás?…

Cada día aumentan los problemas en el sector salud, debido a que nuestros adultos menores desorientados, requieren de sus servicios; ya sea por abortos mal cuidados y antihigiénicos, nacimientos no deseados, bebés abandonados a su suerte, e interminables enfermedades venéreas y psicológicas, que muchas de ellas terminan en forma muy triste, tanto para lo que los sufren, como para sus familiares y amigos… Y aunque lo dude, ¡el índice de suicidios infantiles y juveniles han aumentado en porcentajes alarmantes!… Muchas veces en esos casos… ¡Es más fácil echarle la culpa a Dios, que enfrentar nuestro descuido!…

Por eso vuelvo a suplicar encarecidamente, si tienen hijos… ¡No más adultos menores desorientados!… ¡No los abandonen a su suerte! ¡Edúquenlos con mucha paciencia y amor! ¡Enséñenles los beneficios de la abstinencia, virginidad y del saber elegir sabiamente a la pareja adecuada!

Sólo así podrán mantener a su  familia en un ambiente de respeto, justicia, libertad, llena de alegría y felicidad; forjando verdaderos hombres y mujeres de bien en pro de ustedes mismos, sus  seres queridos, comunidad y nuestro México adorado.

.

Cariñosamente Ana I.