El Lago de Tos-Cano

De chile, dulce y de mole;
por teléfono el atole.
Quique y el Trompas tuvieron
intensa conversación
en la que uno quería
tener la voz del patrón.
El Quique se defendió
–dizque hizo lo que se pudo.
Mas que el Trompas desvaría
eso es algo que no dudo.

Se dio la comparecencia
de la tlahuaca inocencia.
Ya se dio cuenta Mancera
que su popularidad
ahora viaja en moto taxi
y es causa de hilaridad.
Al final salió raspado,
cual Metrobus de dos pisos;
ahora anda tras una Paca
que le limpie los hechizos.

Los del PAN se creen muy divis,
eso me dijo la Chivis.
El cariño que se tienen
la Calderona y Anaya
quedó muy de manifiesto
cuando lo llamó gandaya.
“Guitarra hagamos sonar
las campanas de la escuela”,
solía cantar Guaraní
presintiendo a Venezuela.

No lo inventé,
no lo inventé así fue.
Yo mientras tanto
a Venezuela no iré.