Crece alarma en Argentina por desaparición de joven activista

Buenos Aires
Notimex

.

La desaparición de Santiago Maldonado, un joven activista de 28 años, provocó hoy masivas movilizaciones en Argentina en medio de la alerta de organizaciones sociales en un país que todavía exige justicia por las 30 mil víctimas desaparecidas durante la última dictadura militar (1976-1983).

Maldonado fue visto por última vez el pasado 1 de agosto durante un operativo que el cuerpo de Gendarmería realizó en una comunidad indígena mapuche ubicada en la provincia de Chubut, en la Patagonia.

A seis días de su desaparición, el gobierno nacional se refirió por primera vez al caso pero para desligarse, ya que la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, aseguró que no había indicios de que los efectivos hubieran detenido al joven.

Sin embargo, la versión de los testigos de la represión es totalmente opuesta, ya que afirmaron que vieron a Maldonado por última vez precisamente cuando escapaba de los policías, quienes, a su vez, se jactaron de que “ya tenemos a uno”.

El Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS), una reconocida organización de derechos humanos, ya solicitó al Comité contra las Desapariciones Forzadas de la Organización de Naciones Unidas una acción urgente para que el Estado argentino busque y localice a Maldonado.

También denunció que la comunidad mapuche afectada enfrenta ahora un escenario de vulnerabilidad que se ha acentuado con la desaparición del activista.

Por otra parte, en su intento de desligarse del caso, la ministra Bullrich explicó que las personas que participaban de la protesta estaban encapuchadas y, por lo tanto, no se puede saber si Maldonado se encontraba entre ellas.

La funcionaria denunció que los indígenas “dificultan la investigación” porque no dejan entrar a los efectivos policiales, al tiempo que defendió la violenta represión.

La familia del joven, en tanto, advirtió que “estamos desesperados por lo que gendarmería pudiera haber hecho con él” y responsabilizó de su aparición con vida a Bullrich, entre otros funcionarios judiciales.

“Es inadmisible que en un estado de derecho, fuerzas de seguridad no aporten pruebas, ni hablen, ni colaboren para que se esclarezca, siendo ellos mismos los que participaron en la detención y desaparición forzada de Santiago”, lamentaron.

También señalaron que el cuerpo de Gendarmería debe dar explicaciones en un país en el que “reíamos haber superado esas prácticas nefastas e inadmisibles”.