La educación permite panoramas integrales

Por Mtro. Luis Ignacio Zúñiga Bobadilla (*)
direccion.vallarta@univa.mx

.

El planteamiento más atractivo en el cual se debe mover este momento de decisiones políticas es la educación de calidad.

Esta se basa en procesos muy complicados que se materializan en habilidades, valores y actitudes que buscan transformar el comportamiento social, intelectual y sobre todo emocional de los jóvenes en busca de conocimiento para ser mejores seres humanos.

El reto es complicado y resolverlo será satisfactorio para el beneficio de las nuevas generaciones; dejar ejemplo, capacidad y destreza en ellos con la suficiente carga de valores para el progreso social que detone el desarrollo económico del país, existen algunas claves para evitar cargas burocráticas, impulsar la reforma educativa en todos los niveles, asignar recursos para becas y escuchar las diversas opiniones de organizaciones académicas.

Por otro lado, y realmente en el mismo sentido es necesario atender las demandas de las Instituciones de Educación Superior (IES), entre ellas algunas interesantes como lo son proyectos académicos para la elaboración de planes de estudios desde los niveles básicos hasta universitarios, en el tiempo han quedado inconclusas. Heredar educación de calidad comprometida con las condiciones del entorno mundial y nacional a las nuevas generaciones es responsabilidad de toda la sociedad, no solamente de las instituciones gubernamentales.

La enseñanza en todos los niveles tiene que replantearse para su actualización. Estamos ante un desequilibrio de tipo estructural e histórico; una fragmentación demasiado marcada que afecta el aprendizaje como canal directo al conocimiento significativo; así también se deteriora la construcción de la sociedad, esto va en diferentes sentidos y daña conciencias, aspectos éticos y morales que tardamos mucho tiempo en construir y en un abrir y cerrar de ojos desaparece. Elevar la calidad de la educación es convertir a toda la sociedad en clave para lograr los cambios que demanda México.

Reorganizar el sistema educativo nacional es ir al centro de sus contenidos y considerar asignaturas con bases tecnológicas que demanda la modernidad; por otro lado, atender a los docentes en sus justas peticiones sin mirar aquellas que solamente buscan desviar recursos y esfuerzos de la autoridad. Lograr la equidad sin simulaciones será clave para este asunto estratégico que es la educación y las posibilidades que permite para adecuarla a las condiciones actuales.

Aquí en este puerto turístico trabajan IES con ahínco y entre ellas la Universidad Católica (Univa) desde hace más de 25 años, esta ciudad con una población de 255 mil habitantes (2010), en la cual 128 mil 577 son varones y 127 mil 104 mujeres, este punto turístico de los más hermosos de México en el Estado de Jalisco reporta 29.2 por ciento de habitantes de 15 a 29 años en el mismo año, así como 6.2 con más de 60 años. Las cifras describen evidentemente una localidad joven y con ánimos de contribuir cada vez más al despegue económico local, lo cual implica más empleos y mejor calidad de vida.

Es la constante búsqueda de resultados tangibles y transformadores de la educación en la calidad; por su parte mi padre rector de la Universidad del Valle de Atemajac, presbítero licenciado Francisco Ramírez Yáñez, preocupado por estas condiciones llamó también a continuar el camino de los grandes logros con una de las bases más sólidas: los valores católicos y la capacidad de trabajar en equipo en búsqueda permanente con la meta clara de que la educación permite panoramas integrales.

(*) Director de la UNIVA-PV.