Este sucio futbol

Jorge Pérez Durán en el partido Toluca vs Atlas.

.

Por Gregorio González Cabral

.

En  el futbol  soccer   no  sólo los más  altos  dirigentes,  los corruptos de la  FIFA,  están  Ehhhhhhh!Podridos! El  mal está generalizado   y   mientras no  llegue FBI en  auxilio de  las  víctimas   en  otros países, hasta  descarados   se  han vuelto.

Lo sucedido el domingo  pasado  es  el  colmo de arrogancia pestilente del  futbol chueco.

¿Se  acuerdan  de aquel idiota  que  arbitrando  encuentro  Atlas-Toluca ,  en  la  cervecera   ciudad, en  2015, se  hizo  tristemente   famoso porque   marcó  un  penal  correcto,   pero  en seguida, por el  audífono  le regañaron  por lo  que ahí,  frente a  jugadores y  público, se  encueró   como los  de la  tribuna  y  dijo que siempre  no. Que siempre no  era  penal.   Se  llama Jorge Pérez  Durán.  Para  pronto   lo escondieron  o  lo mandaron a repartir  cerveza en  reconocimiento a  sus méritos de   super y desvergonzado corrupto.

Ni quien  se acordara  de  “uno  más”, hasta que  para  este  domingo, ¿no van mandándole  a “reforzar”  al Toluca, precisamente  frente  al Atlas?

Así  el descaro  de  estos  que  se asombran  de la querida  de Duarte.

Salió  en calzones, pito en  la boca,  el  inmundo  árbitro  y por supuesto  que fue  refuerzo  invaluable para su  equipo.

No estoy seguro de que haya hecho pre temporada con los rojos, pero para pronto “se echó el equipo al hombro”: No le marcó una falta de penal a favor del Atlas, pero de inmediato se inventó un penal contra los rojinegros. A lo que iba. Luego se puso en plan de aquel otro famoso sinvergüenza cínico que vivía con el pito en la boca: A repetir el penal ¡hasta que lo  metan!

Jorge  Pérez  Durán  debería  haber  sido   llevado  ante  una  corte  de Nueva York  en 2015,  para  que  jueces   y fiscales de verdad   le  sacaran la sopa y le condenaran, por  lo  menos  a  “seis  cadenas  perpetuas”. Pero  como siempre , la “cultura de la corrupción”  se  impuso,  la  impunidad  reinó  y ahí lo tienen ustedes  reincidente, como  esos  ladrones de autos que  detienen y sueltan la misma  tarde.

Ya no  se  miden.  Ya   les  vale   que los    conozcan y  reconozcan como lo que son. Volvemos  a los “equipos  grandes”,  esos  que  son  “grandes” porque salen  con más  de once   a  enfrentar   a  los  dejados.  Unos  con los  dos  abanderados   tienen, para  que los protejan  de los  avances   contrarios  y  jamás  dejen pasar   contragolpe  alguno. Otros  salen con  los  tres en el  terreno  de juego y con  el  cuarto para  que  esté  provocando  y distrayendo  a   “los  enemigos  “  en la banca.   ¿Cómo  que no son  equipos  grandes,  ante  pinches  que no  salen de los  once  de  reglamento?

Encuentros  como   el del  domingo  en Toluca,   por lo  respeto mínimo al público, no  deberían jugarse   sobre  el  zacate,  deberían programarse   en  chiquero, para   que los  árbitros  se  sientan en  su ambiente   pleno   y den todo  de sí.

Y  ante  tanta “cultura  de  la corrupción” ¿quién podrá  salvarnos? Refuércense   los  demás   equipos con  el FBI,  para que  a cada  sinvergüenzada les  caigan  y  se los  carguen   a alguna corte de   Estados Unidos para  que  respondan  de  esa y   de  otras  que les  encuentren.

Ah “poca miseria”  de  futbol.