Empiezan a mover al PRI

Enrique Peña Nieto.

No  se  trata de democracia,  se  trata  de  propaganda. Quienes son  responsables  de 1) Haya  votaciones  a  tiempo  y  en paz; 2) Tener un  relevo pacífico  entre políticos   del  mismo  sistema;  y  3)  Hacer  creíble y  razonable  el resultado   de    la  votación, así como la  dar seguridad   de continuidad en las  reformas estructurales  que Peña  Nieto se  atrevió a  sacar  adelante, continuando con los grandes cambios, arrancados   cuando  Miguel de la Madrid,  con  inspiración  de Carlos Salinas   de Gortari.

¿Citan a reuniones   regionales  para   escuchar a  los inscritos en  el  PRI, respecto a  las  importantes cuestiones  internas de  ese  partido y a  los  grandes  temas nacionales? Por  supuesto que no.  Les  citan para   empezar  las   movilizaciones  de la  campaña y  empezar a  filtrar  entre los  priistas  los nombres y  enfoques  que les tiene asignado el sistema  para  2018.

Nada  más  eso. Quienes  acuden  a  estas   reuniones    regionales y   a la  Asamblea  Nacional  del próximo  sábado para    hacerse escuchar,  es  porque  están  desesperados  o  pretenden  olvidar  cómo   funcionaron  las  cosas, cuando   a  ellas  y ellos les benefició  el  sistema, sobre otros  con  mayores   capacidades y  méritos, pero sin  parientes influyentes.

Quienes  saben, a esas  reuniones acuden  a  sentir   para dónde  corren  los  vientos y  más  o  menos por  dónde   viene  la   gran  jugada   de  la  sucesión. “Comprender  las   señas”  es   definitivo  para  el  buen beisbolista  profesional  y  para el  político que  se respete.

Las  señas   interesantes  en  esta ocasión son: ¿De cuál  partido   sacará  el sistema a  su  candidato triunfador para suceder a  Peña Nieto?  Si por fin probarán con “El Peje”, como los brasileños pusieron a  Lula, después  de tenerlo en  reserva años y más años para “espantar  burgueses”;  o si  en lugar  del péndulo, situarán  alguien  disciplinado, capaz  de  consolidar  las reformas que en  el papel adelantó Peña Nieto. Interpretar   los mensajes  en forma correcta, es  clave para los políticos   que  de inmediato correrán  a ponerse  a disposición de  quienes, para  ellos, fueron  apuntados como  los  posibles,  antes del gran  momento del dedazo  y  destape. (Los  políticos  ya  saben  cómo  va, cuando  será alguien del  PRI  y  cómo, cuándo  será  también  alguien del PRI, pero  por otro  partido  o movimiento).

Muerto  Fidel Velázquez, ¿alguien en el   PRI  supone que le  van  a preguntar  a quién  ponen? Jamás   volverá  el sistema político  a  permitir que una persona vuelva  tener el poder   de  hecho  que  Fidel Velázquez tuvo  sobre el  PRI  y  los  gobiernos.

Fuera  de  unos cuantos  a quienes  les guardan consideraciones  para  respetar lo  de “nuestra oligarquía”,  el  hecho es que  el  sistema  no  pregunta:  avisa a sus  cercanos, de la  decisión tomada cuando  le  da  la  gana  o le  dictan las  circunstancias.

Entonces, las  reuniones  estas  son  como  las  de  MORENA,  las   del PAN,  las  del PRD,  etc., etc.:  actos de pre campaña, rollo, propaganda, bla-bla-bla  para quienes  no  tienen  que  competir  para   saltar   a  otro cargo.

Pero lo  candidatos y la  trama, por  supuesto que ya  está  resuelta   y  operándose   desde  arriba.