Plan migratorio apoyado por Trump conduciría a pérdida de empleos

Dallas
Notimex

.

La nueva propuesta para reformar la inmigración promovida por los senadores republicanos David Perdue y Tom Cotton y respaldada por el presidente Donald Trump, perjudicará el crecimiento del empleo y la economía de Estados Unidos en general, de acuerdo con un análisis publicado hoy.

El análisis de la Escuela de Negocios Wharton de la Universidad de Pensilvania, estimó que la iniciativa de ley denominada “Ley de Reforma a la Inmigración Americana Para una Economía Fuerte” (RAISE, por sus siglas en inglés) conduciría a la pérdida de 4.6 millones de empleos para el año 2040.

El estudio también encontró que la economía de Estados Unidos se vería reducida en un dos por ciento, en comparación con lo que crecería durante ese periodo bajo la actual política de inmigración.

La iniciativa RAISE fue presentada la semana pasada en un evento en la Casa Blanca en el que participó el presidente Trump, quien públicamente apoyo la propuesta.

Según la Casa Blanca, “el proyecto de ley creará un sistema de inmigración basado en el mérito, lo que protege a nuestros trabajadores, a nuestros contribuyentes y a nuestra economía”.

La iniciativa RAISE espera reducir la inmigración legal en un 40 por ciento en el primer año, con un aumento al 50 por ciento para el decimo año.

Sin embargo, el análisis elaborado por el equipo de investigación de la Escuela de Negocios Wharton, advierte que una contracción de la inmigración legal neta disminuirá el Producto Interno Bruto (PIB) en relación con la ley actual, a pesar de cambiar la combinación de habilidades hacia inmigrantes más educados.

Si la inmigración se reduce en un 50 por ciento, la economía será dos por ciento más pequeña en 2040, aunque el 75 por ciento de esos inmigrantes ahora tendrán por lo menos un título universitario, señalo la investigación.

Entre ahora y 2040, la economía crecería en torno al 1.6 por ciento al año en promedio en lugar de alrededor del 1.7 por ciento, precisó.

Datos oficiales indican que el año pasado había 27 millones de trabajadores nacidos en el extranjero en Estados Unidos.

“Los inmigrantes, especialmente los nuevos inmigrantes, son altamente productivos y si disminuimos ese número, eso perjudicará el crecimiento económico en el corto y largo plazo”, dijo Kimberly Burham, directora del equipo de investigación a cargo del análisis.