Luto en la familia de Perdón y Amistad

Por Humberto Aguilar

.

Se vive en la familia de la Iglesia Perdón y Amistad sentimiento de pesar por el fallecimiento de una dama fiel a la iglesia, fiel a sus amigos, pero sobre todo fiel a su esposo Cecilio Salcedo, a quien todos conocemos como Chilo, quien por muchos años se ha desempeñado como trabajador en la empresa de Pastelería y Panadería Don Chonito, sitio en donde por su dedicación y trabajo y por sus sentimientos se ha ganado el respeto de todos sus compañeros.

La señora Tere, esposa de Chilo, falleció el pasado martes en el seno familiar. Se le ha reconocido por siempre su fe a la palabra de Cristo durante muchos años con la discreción de una mujer sencilla, dedicó su tiempo a su familia, destacando su labor dentro de la Iglesia en donde se ganó el respeto de todos los que la conocieron de tal suerte que al fallecer se abrió un espacio para demostrar a Chilo el aprecio que él mismo se ha ganado en esa comunidad.

Con profundo sentimiento Don Arnulfo Ortega ha manifestado con palabras de sincera amistad el aprecio que tiene para Chilo y el dolor que le embarga por el fallecimiento de su esposa.

Sus compañeros en la empresa manifiestan también ese sentimiento de pesar por el fallecimiento de su compañera de toda la vida.

En lo personal le estoy muy agradecido a Chilo por su amistad, así como la bondad de su servicio cada vez que se le ha necesitado en atención a su trabajo.

Cecilio Salcedo, nuestro gran amigo Chilo durante muchos años, se desempeñó como trabajador en el taller de una empresa distribuidora de vehículos de motor, su talento y sus conocimientos le hicieron ser reconocido por todos sus compañeros y por quienes tuvieron necesidad de su habilidad como mecánico.

En su tiempo pasó a ofrecer sus servicios a la empresa de Don Arnulfo en donde por igual da pruebas de esa habilidad. De tal suerte que todos le acompañan y le acompañamos en ese dolor de haber perdido a su compañera de toda la vida, elevamos nuestras oraciones por el eterno descanso de su alma y deseamos que muy pronto recupere Chilo su tranquilidad, seguro que su alma está en el cielo y desde allá le enviara sus bendiciones.