El manual del perfecto ateo

Eduardo del Río, “Rius”.

.

Por Humberto Aguilar

.

Murió el ateo más cercano a Dios, Eduardo Humberto del Río García, mejor conocido como “Rius”, quien entre otras cosas era el mexicano más crítico de los pasajes de la biblia, especialmente en los que por una parte habla de las bondades de Dios y por la otra de los castigos que da a los mortales sumándose en estas palabras: “Si Dios es bondad, si Dios es sentimiento de unidad, si Dios es símbolo de la humanidad, es imposible que Dios maldiga al ser humano condenándolo a los peores castigos que se proyectan en La Biblia”.

Eduardo fue seminarista en su juventud, mas la Iglesia Católica lo excomulgo por las críticas que hizo precisamente al alto clero mexicano que vive y suma cuantiosas fortunas con las limosnas que la gente humilde y desde luego la gente rica deposita semana a semana.

Como fiel mexicano reconoció a la Virgen de Guadalupe como el símbolo de esta nación, reconoció a Cristo como el hombre que marcó una nueva era en la humanidad universal.

.

LOS SUPERMACHOS Y LOS AGACHADOS

La primera revista que publicó con caricaturas se llamó Los Supermachos, con altas críticas a la corrupción, al amiguismo, a los políticos que dicen que todo lo pueden, pero que nada hacen.

Sus personajes principales fueron Don Perfecto, la figura del político panzón con pistola en la cintura, con el cigarro a un lado de la boca, con la disposición de hacer los hechos más increíbles en contra del pueblo. Esta edición le costó ser obligado a no volver a imprimirla, la sustituyó con la revista de Los Agachados en la que fue figura principal “Calzonzin”, a quien dibujaba envuelto en una frazada roja, que al preguntarle porque de su nombre simplemente la abría para mostrarse tal cual era.

Don Perfecto y Calzonzin fueron los actores de una película realizada por Alfonso Arau, quien interpretó a Calzonzin.

Con el nombre de su seudónimo Rius, publicó una gran cantidad de revistas críticas al gobierno, a la iglesia, a favor del comunismo estalinista, del comunismo cubano contra el que rompió finalmente cuando Fidel Castro se convirtió en presidente vitalicio de los cubanos.

Incursionó en la literatura con libros en español y en inglés, mas nunca perdió su deseo de colaborar en todas las revistas donde le pagaban por sus caricaturas, creó revistas como: La Gallina, Marca Diablo, La Garrapata, El Chahuistle y El Chamuco y los Hijos del Averno, siempre con su lado crítico que mucho le fue aplaudido por el pueblo de México.

Lo considero, sin duda, como el ateo más cercano a Dios porque en el fondo de sus críticas reconocía las bondades del Todo Poderoso.