Quién y Qué

Álvaro Garciarce…aumenta el número de casas, apartamentos y condominios que se rentan al turismo nacional y extranjero en desleal competencia con la hotelería.

.

EN RECUERDO DE ALFONSO CURIEL ÁLVAREZ

Fue un personaje de época que hizo historia en su natal Puerto Vallarta. Ayer se cumplieron nueve años del fallecimiento del doctor Alfonso Curiel Álvarez, el hombre del que aún se habla como un importante referente en la vida social del Puerto Vallarta de los años dorados.

Integrante de una de las familias vallartenses más reconocidas,- (su padre don Adolfo Curiel fue un impulsor del desarrollo de Puerto Vallarta) y su hermano Adolfo “Fito” Curiel ha sido protagonista en varias responsabilidades,- Alfonso Curiel fue un promotor de esta ciudad a la que trajo no pocas inversiones de mexicanos y extranjeros.

Se le recuerda por haber sido el gran animador de la vida social de Puerto Vallarta a través de las suntuosas fiestas llenas de glamour que organizaba dos veces a la semana al lado de amigos cercanos como José Orlando Ramírez Fajardo (Pepe Capriccio), Paolo Cavazzutti, Esteban Gangoiti, Guillermo Wulff Sein, Fernando García Rossette, Rodney Rodríguez, entre otros socialités de aquella época.

Alfonso fue siempre un anfitrión excelente como pocos. En sus fiestas circulaba la champaña como agua de uso. Pero lo mejor era la calidad de los invitados, personajes de la llamada alta sociedad de Guadalajara y de la ciudad de México así como visitantes extranjeros de alto nivel. Muchos de ellos compraron propiedades en diversas zonas de Puerto Vallarta bajo la promoción de Alfonso Curiel.

Las sedes de estas fiestas memorables eran los mejores lugares del Puerto Vallarta de entonces: los restaurantes Carlos O´Brians, La Cebolla Roja o Casablanca; el restaurante El Morocco del hotel Fiesta Americana en donde usualmente el anfitrión era el hotelero Fernando García Rossette; el restaurante La Perla del entonces hotel Camino Real era la sede de las grandes cenas a las que asistían entre 20 y 30 invitados. Era normal que se terminaran las reservas de champaña de esta empresa hotelera que en aquellos tiempos dirigía Eduardo de Lima quien dejara recuerdos muy gratos en su querido Puerto Vallarta.

En una ocasión, cuando Alfonso Curiel se vio obligado a dejar Puerto Vallarta debido a problemas financieros, Eduardo de Lima comentó: “en toda la historia del hotel Camino Real, el mejor cliente que hemos tenido es Alfonso Curiel. Así que si regresa al hotel, lo hospedo en la suite presidencial y le ofrezco una cena como las que él agasajaba a sus invitados”.

La devaluación de en el sexenio de José López Portillo mandó al doctor Curiel a una quiebra técnica, ya que la flotación del precio del dólar le cuadriplicó una deuda base de 90 mil dólares con la tarjeta American Express cuyos intereses se lo comieron. Estuvo fuera de Puerto Vallarta durante más de 10 años y cuando finalmente regresó se decidió a ejercer su profesión, pero su sentido del humor y su respeto a la amistad eran los mismos.

Aún se comentan sus romances con Maureen Reagan, hija del ex presidente de Estados Unidos, Ronald Reagan; con Linn Landon, quien fuera esposa del actor norteamericano Michael Landon, con la actriz Raquel Welch. Alfonso fue amigo de personajes como Eduardo Legorreta Chauvet, Salvador Ornelas, Jack Cawood, Rafael Rodríguez, Víctor y Beto Sarquís, Enrique el “Patas” Aldrete Cuesta, el “Chaparro” Vivanco, José Martínez Guitrón, Miguel Angel Amutio, entre muchos otros.

Sirvan estas líneas para recordar a un hombre que,- con todo y sus claroscuros,- sus pros y sus contras, fue importante para Puerto Vallarta en tiempos estratégicos para este destino turístico cuando había que convertir a esta ciudad en un sitio amigable, con una vida social atractiva que favoreciera la llegada de inversionistas nacionales y extranjeros. Alfonso hizo su parte: sirvió a Puerto Vallarta en la medida de sus posibilidades, nunca actuó con dolo y no cómo mucho otros que al pretender servir a Puerto Vallarta se sirven de Puerto Vallarta.

.

VAYA COMPETENCIA PARA LA HOTELERÍA LOCAL

QUE hace algunos años cuando se inició la renta por día de casas y departamentos, nadie se imaginó que con el tiempo y sobre todo con la llegada de la empresa Brnb que opera con todo éxito a nivel mundial, la hotelería de Puerto Vallarta afrontaría una feroz y desleal competencia que ya preocupa a los empresarios hoteleros.

Actualmente son varios miles los apartamentos, casas y condominios que se rentan por día al turismo nacional y extranjero ante la impotencia de las autoridades correspondientes para poder regular su operación. Son ya varios los hoteles que resienten en sus ocupaciones esta competencia desleal a todas luces.