Quién y Qué

Ely Castro…la conductora del programa de televisión “Que quiere la banda” busca una candidatura del MC para ser diputada local. En la fotografía con su compañero de escuela Enrique Alfaro, alcalde de Guadalajara.

.

QUIEN está más que apuntada para ser candidata del Movimiento Ciudadano a una diputación local es la conductora Ely Castro quien coordina el programa de televisión “Que quiere la banda”.

Ely Castro fue compañera de escuela de Enrique Alfaro, virtual candidato del MC a la gubernatura de Jalisco. La conductora de televisión se hizo más conocida hace algunos años cuando demostró tener el don de la ubicación al poder trabajar al mismo tiempo en el Instituto Jalisciense de Asistencia Social, en el anterior gobierno municipal que encabezó Ramón Guerrero Martínez y en su programa de televisión.

Ely Castro tiene muy buenas relaciones con algunos de los principales dirigentes del Movimiento Ciudadano quienes eventualmente la apoyarían en su proyecto político de ser candidata a una diputación local. Por lo pronto, se ha convertido en una de las entrevistadoras oficiales de los dirigentes emecistas.

.

Rafael Márquez…difícil situación para uno de los históricos del futbol mexicano.

QUE sin duda alguna, el futbolista Rafael Márquez,- quien acaparara la semana pasada la atención de todos los medios de comunicación nacionales y extranjeros,- se encuentra en una situación muy difícil pues se ha quedado sin equipo, sin trabajo y sus cuentas bancarias y tarjetas de crédito han sido congeladas.

Sus amigos cercanos señalan que Rafael Márquez no toma llamadas, no contesta mensajes. Son los días más aciagos para el famoso jugador de futbol que lo ha ganado prácticamente todo en la historia del futbol mexicano.

Rafael Márquez está devastado, apenas duerme y casi no come. Es muy difícil para alguien que lo ha tenido todo y se ha quedado sin nada. Primero le congelaron sus cuentas en Estados Unidos y luego las de México. El campeón de la Champions League con el equipo Barcelona no puede tampoco utilizar sus tarjetas de crédito.

Sus amigos,- muchos por cierto,- temen prestarle por miedo a ser señalados también por el Departamento del Tesoro de los Estados Unidos que ha dejado muerto en vida a uno de los más grandes ídolos del deporte y del futbol mexicano.

Además, son los mismos amigos de Raúl Flores Castro, el hijo del presunto narcotraficante Raúl Flores Hernández, quien de acuerdo al Departamento del Tesoro es el líder de una organización criminal.

“Junior”, le dicen, su fan y amigo incondicional con el que tantas veces convivió y que ahora le ha cortado su carrera y su futuro.

.

HISTORIA DE UNA AMISTAD

“Junior” llegó a la vida de Rafa Márquez en una época en la que el atlismo estaba de moda, allá a finales de los años noventa, cuando otro gran jugador, Miguel Zepeda volaba por la banda, Daniel Osorno,- otro histórico atlista,- tocaba en una banda y el portero Erubey Cabuto a veces se iba en banda.

Fue extraño, porque Rafael Márquez es exageradamente selectivo con sus amistades y Flores Castro de inmediato le cayó muy bien, al grado de que lo eligió como padrino de bautizo de su hija,- del matrimonio con la ex actriz Adriana Lavat,- en Mónaco.

En la vida de los futbolistas siempre se aparecen personas que tratan de obtener algo: dinero, un saludo o un autógrafo y ello hace que vivan a la defensiva. Pero con “Junior” la situación era totalmente diferente gracias a la personalidad del hijo del capo a quien apodan el Tío.

“Junior”,- espléndido, dicharachero,- hacía reír todo el tiempo a Rafa Márquez y además sabía divertirse ¡ y vaya que sí !, por ello cada vez que Rafa Márquez llegaba a Guadalajara era el primero a quien buscaba para salir, distraerse y ponerse al día.

 

MÁS INGRESOS Y VIENEN LOS PROBLEMAS

QUE conforme Rafael Márquez generaba más ingresos en sus contratos con el Barcelona, entró en la cuenta que no se volvía joven y le nació la inquietud por buscar en donde invertir.

Fue entonces cuando su compadre le vendió la idea de comprar un equipo de futbol en la entonces Primera “A”, algo que los Flores,-padre e hijo,- siempre habían querido desde que tenían al equipo Autlán en la segunda división.

A Rafael Márquez le pareció una excelente idea. ¿ Qué podía salir mal ? El podría aconsejar a la distancia y ahí tendría a Miguel Zepeda para operar. Tepic queda cerca de Guadalajara y además podría dar oportunidad de alargar sus carreras a varios de la generación dorada del Atlas.

Así, el 24 de junio del año 2008 quedó asentado en el acta de una asamblea del Club Morumbi que Flores Hernández antes de renunciar a dicha organización ingresaba a Márquez, a Zepeda y a su hijo como socios.

Finalmente, no pudieron inscribir al equipo, pero la huella indeleble quedó registrada, Y sería el primer indicio que la DEA encontraría en la relación entre los personajes mencionados.

En el mes de julio del 2009, el bar La Camelia fue asegurado por la SIEDO y se vinieron los problemas. Era el mismo sitio, en cuya área para VIP habían departido Rafa Márquez, Alejandro Fernández y demás amigos.

En el año 2013, Flores Hernández ingresó al Penal Federal acusado de delincuencia organizada y operaciones con recursos de procedencia ilícita, y su hijo supo que la tormenta se vendría. Por ello decidió ceder a Rafael Márquez un terreno en El Bajío que habían comprado juntos a un excelente precio. No quería que su amigo se viera involucrado pero para entonces la DEA ya llevaba años investigándolos.

El resto ya es conocido por muchos. Lo que sí está muy claro es que si Rafael Márquez y el cantante Julión Álvarez quieren limpiar su nombre van a tener que litigar en la ciudad de Washington D.C. lo que les llevará un largo tiempo y a un alto costo económico.

La justicia de los Estados Unidos tiene pocos precedentes sobre la aplicación de la Ley Kingpin, por lo cual Álvarez y Márquez fueron señalados como personas especialmente designadas por su relación con el cartel que encabeza Raúl Flores Hernández.

Tanto Márquez como Julión pueden buscar reconsideración administrativa de la designación para lo cual pueden proporcionar evidencia e incluso solicitar una reunión con los funcionarios que integran la Corte de Apelaciones del Distrito de Columbia.

En opinión de especialistas en el tema, Rafael Márquez tiene ya a su favor el hecho de que nunca supo el origen que tenía el dinero de su socio. Es decir, fue un inversionista de buena fe. Por lo pronto, Márquez tiene ya contratado a uno de los mejores despachos de abogados de la ciudad de México quienes llevarán su caso tanto en México como en los Estados Unidos.