Gente PVPlumazos

Celebridades exprés

Hoy para generar ganancias es suficiente tener un teléfono con internet, con esta herramienta nacen los influencers.

Por Carmina López Martínez
arizbeth.lopez@univa.mx

.

Hoy para generar ganancias es suficiente tener un teléfono con internet, con esta herramienta nacen los influencers, pero ¿qué significa esta palabra y qué producen?

Su traducción es sencilla “una persona influyente”, no siempre con propuestas originales, pues mucho depende de la capacidad de los emisores para distinguirse del resto de la humanidad. Ciertamente algunos personajes llegan al extremo para obtener lo que Andy Warhol denominaba “15 minutos de fama”.

Ejemplos varios, sin mencionar a los ridículos y peligrosos. La mayoría jóvenes inmersos en una vida ajena; los menos, van por el mundo incidiendo de forma positiva y admirable. No precisamente adolescentes, esa ventana tecnológica permite que personas de todas las edades puedan alcanzar niveles de popularidad que en años anteriores con los medios de comunicación tradicionales era imposible conseguir.

Mencionarlos a todos es inútil, esa comunidad de influencers aumenta con el grado de satisfacción y admiración en sus seguidores quienes concentran sus esfuerzos por mantener un estilo de vida similar al de sus coetáneos o personas de mayor o menor edad.

Si bien no es necesario mencionar nombres ni pseudónimos, sí es interesante distinguir tipos de influencers que actualmente invaden nuestros ordenadores y pantallas de los dispositivos electrónicos.

Un influencer foodie se dedica a compartir fotografías, comentarios, enlaces, artículos, videos y demás contenidos electrónicos generados en varios sitios web o blogs de expertos en gastronomía; los foodie “curan” contenidos, es decir replicar información, pero recortada, con cambios ligeros y a veces imperceptibles para el público objetivo.

Posiblemente ha encontrado textos y fotografías aparentemente disímbolas, considerándolas originales, pues es lo opuesto, esa forma de trabajar es para las personas incapaces de generar conocimiento y experiencias a través de sus palabras. De forma breve, influyentes fracasados.

Además de los instagramers, youtubers, bloggers, están los Fitness Influencers quienes comparten sus rutinas de ejercicio, planes alimenticios, hobbies, frases motivadoras y algunas recomendaciones para vivir sanamente y feliz. Estas comunidades de celebridades del deporte no siempre exhiben los riesgos del exceso, pues en ocasiones sus seguidores son niños o adolescentes con problemas de autoestima y no logran decodificar el mensaje de los emisores, éstos desean que todos se vean igual de ejercitados que ellos, imponiendo un nuevo estereotipo de belleza física.

De acuerdo a mi investigación, más de 20 millones –con aumento acelerado- de influencers en el mundo están constantemente compartiendo su vida a través de las redes sociales; con publicaciones que van desde tips de belleza, consejos para conseguir novio, realizar un truco en patineta, recomendaciones para lucir “cool” en verano, experiencias de viaje, sugerencias de restaurantes en Argentina, generar memes, publicar selfies con filtros de Snapchat o videos de breves minutos de su día con edición en “Boomerang”.

Cuando un padre de familia escucha estos términos anglosajones solo contrae los ojos evitando un dolor de cabeza, pues sí, con todos esos conceptos se vuelve más compleja la comunicación con sus hijos. Además, los jóvenes idealizan un futuro superficial, inmersos en historias originadas por la vanidad y la ambición, esto tergiversa la misión del ser humano.

Sin duda más tipos de influencers surgirán con novedades en sus contenidos digitales, es inevitable y al mismo tiempo interesante; en esa comunidad de celebridades exprés no existen dualidades ni conformismos; evitan los tradicionalismos para trascender a cualquier costo, así lo predijo el maestro del Pop Art cuando declaró “En el futuro, todos serán famosos mundialmente por 15 minutos”.

.

*Comunicóloga, responsable del área de difusión institucional de la UNIVA Plantel Puerto Vallarta.