Hoy inicia la renegociación del Tratado

A  iniciativa  de Donald  Trump, quien   utilizó el  tema  como  punto clave  de su  campaña política,  este  día arranca   la primera ronda  de  negociación  del  Tratado de  Libre  Comercio  de América del  Norte.

Canadá y México  aceptaron la renegociación,  tanto para ponerlo al día por  los  avances   tecnológicos,  como  para   satisfacer las  promesas políticas   del  Presidente  de Estados Unidos interesado  en demostrar que  los del  Partido Demócrata  les han  dado a los  estadounidenses “ …algunos  de los  peores  tratados   comerciales  en  la historia   mundial”.

El  asunto  meramente de intercambio  comercial, estará   cargado  de sentimientos  por las   exageraciones características   del majadero  Trump,  así como por  las presiones    de  los grupos  beneficiados  con el  Tratado, tal  como está, que   tienen a   México  como  cliente   superimportante para  desalentarlo  o llevarlo  a tomar  represalias y  hundirlos   dejando de comprarles.

Llegando al  punto del  dinero, las  demagogias se  hacen  a un lado  y todos  tratan  de  que haya negocio  y sacar   de  ese negocio la mejor parte posible.

Canadá  ha  dicho que no  aceptará  “cualquier  acuerdo”.  Canadá busca que  se ponga  al día, incluyendo la protección   laboral y  ambiental, así  como  el rechazo a  las  nuevas  medidas  proteccionistas, incluyendo  el “compre lo americano”.

Esta primera  ronda  está  fijada  de hoy hasta el domingo 20 de agosto. Consistirá  en que  cada  delegación entregó un borrador  con  sus propuestas formales  de nuevos textos del Tratado.  Expertos  buscarán en  los  tres  borradores las coincidencias, dándose éstas por  aceptadas e irán  a trabajarse  en el texto definitivo.  Donde no hay  acuerdo, se  tratará  de entrecomillar   la  afirmación  que parezca la  más  aceptable  por las  tres  partes;  sobre   esos textos vendrán las negociaciones.

A últimas  fechas,  ante  el  éxito de Trump  con  los trabajadores  de  culpar  al Tratado de pérdida  de  empleos  y  deterioro salarial,  también  los  del  Partido   Demócrata  han  entrado a  la  retorica contra  los  ricos: “Por  demasiado  tiempo, las grandes corporaciones han dictado cómo  se negocian los  acuerdos  comerciales  y  las  adquisiciones del  extranjero,  el trabajador  estadounidense  ha quedado  fuera  de estas negociaciones”,  dijeron  en  el  Senado. Los demócratas  se  sienten  cómodos arrebatándole   esas banderas   a Trump, ya que los del  Partido Republicano  sostienen el libre comercio a  rajatabla.

Las modificaciones  al Tratado de  Libre Comercio  (NAFTA-TLC), tendrán el sello del neoliberalismo de los republicanos,  así  Trump  diga  cuanta majadería  quiera.

Otro elemento  político que  hará  moderar a Donald Trump,  es el de  la  reaparición  de  extremistas, al  parecer alentados por  sus exabruptos, que  ya le pusieron ante  una situación más  que incómoda al mostrarse tibio  en una primera condena. Para   evitar   ser   confundido y repudiado  Trump  debe correrse  al centro, bajarle a sus agresivas prédicas  y  dejar  de   dar  la impresión de estar promoviendo  fanatismo y  odio. Eso  mejora el  clima  en el  cual empezarán las negociaciones  de los  especialistas  sobre  el   Tratado.