Moneda afanosa en momentos de definición

Por Luis Ignacio Zúñiga Bobadilla
direccion.vallarta@univa.mx

.

Ha tenido un efecto emprendedor contable la apreciación de la moneda mexicana frente al dólar, favorable desde donde se le observe.

La deuda externa de todos los mexicanos expresa saldo a favor en este lapso del año; sobre el saldo del sector público federal. La recuperación del peso, en estos momentos refleja un ahorro a capital un efecto contable importante; la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) ha informado:

El saldo de los pasivos brutos del sector público con residentes en el exterior, medido en pesos, fue de tres billones 373 mil millones a junio pasado, cifra 379 mil 508 millones de pesos inferior a la cantidad que hubo al cierre de 2016… medido en dólares, el saldo bruto de la deuda pública externa pasó de 180 mil 986 a 188 mil 441 millones en igual lapso, es decir un aumento de siete mil 455 mdd.

En otros términos, nuestra moneda emprende al alza, no obstante los momentos de crisis, ya que de finales de 2016 a mediados del que transcurre su apreciación reporta un 15.8 por ciento; el motivo principal es la oscilación del tipo de cambio propuesto por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) el cual está dispuesto de 20.73 antaño a 17.90 pesos por dólar.

México está por recibir una buena noticia, la continuación del TLCAN, en mi última entrega a este fabuloso diario que ha formado opinión emprendedora desde hace 39 años; anoté:

Las declaraciones recientes de diez exembajadores de Estados Unidos en Canadá y México, han solicitado mediante misiva dirigida al mandatario norteamericano reflexione y no ponga en riesgo al TLCAN el cual genera 14 millones de empleos en Estados Unidos, y decenas de miles de empleos de apoyo en cada estado así como un intercambio comercial que se traduce en tres mil 500 millones de dólares diarios o en un billón 300 mil millones de dólares anuales, debo mencionar que estos diplomáticos representaron a Estados Unidos desde la administración de George Bush a la de Barack Obama, hoy el gobierno del señor Donald Trump tiene en sus manos el destino de millones de trabajadores, empresarios y mercados globales en riesgo ante la indecisión que priva en el ambiente.

Son escenarios definitorios donde no deben existir cortapisas. De las variables analizadas por especialistas en economía se deducen varios comportamientos; el tipo de cambio al que me referí es oscilante, en estos momentos una inflación histórica, antaño devaluaciones, caída del peso, todo esto como un macizo de inconvenientes para el crecimiento de la nación.

Una última aclaración en relación al llamado tipo de cambio, es en dos sentidos el nominal o sea los pesos a los que equivale un dólar en el mercado; por otro lado, el real se establece entre precios de mercancías al interior de una nación y los que se manejan en otra. Esta relación se comprende al calibrarla con los costos reales de los productos.

México está hilvanando una serie de alternativas desde el emprendimiento innovador con personas incluyentes, por esa razón me parece importante comprender con un análisis minucioso todas la variables que intervienen en estos comportamientos económicos al comprender que es nuestra Moneda afanosa en momentos de definición.

.

(*) Director de la UNIVA-PV.