Cine CríticaGente PV

Baby Driver: la película de la temporada, pero no del año

Espectacular y llena de acción, así es la última entrega fílmica del director Edward Wright.

.

Por Sebastián Hernández Álvarez

.

Espectacular y llena de acción, así es la última entrega fílmica del director Edward Wright. Baby Driver llega a las pantallas de nuestra ciudad para establecerse como la película de acción del verano, título que sin duda será difícil arrebatarle.

Baby: El aprendiz del crimen, como osaron nombrarla en nuestro país, cuenta la historia de un joven conductor perteneciente a un grupo criminal que realiza asaltos a gran escala, ya sea a bancos o vehículos de valores, y de cómo intentara escapar de esta vida de delincuencia a la cual ha pertenecido desde hace años.

Con una banda sonora a lo funk, un reparto excepcional, un ritmo muy bien trabajado, y un guión lo suficientemente bueno para mantenerte entretenido por 113 minutos, esta película logrará satisfacer el hambre de los adictos a las persecuciones automovilísticas (las cuales han sido bastante dolidas gracias a una famosa franquicia), pero no cubrirá las expectativas de quienes esperan encontrar una joya cinematográfica o alguna innovación narrativa.

La cinta se cree fresca, romántica, y emotiva, sin embargo, se queda corta en los tres rubros y no concreta sus intenciones. Algunos personajes no están completamente delineados, y se prestan a servir como una solución fácil a la trama. No hay nada específicamente malo de esta película, así como no hay nada particularmente grandioso.

A pesar de presumir un ranking casi perfecto, dista de convertirse en un clásico, ni siquiera de su propio género. Aun así creo que cinéfilos y no cinéfilos deben ir a disfrutar de esta cinta, estoy seguro que será uno de esos casos donde la mitad de la audiencia saldrá de la sala sumamente complacida, mientras que la otra mitad estará alegre por no haber visto otra versión de Rápidos y Furiosos.