¡ Hacia dónde vamos !

Por Humberto Aguilar

.

Es alarmante la predicción de los organismos que afirman que en materia de alimentación los habitantes de todo el mundo se comen el doble de lo que puede producir la tierra y el mar, agregándose que en todos los países se consume más de lo que la tierra puede producir.

El pronóstico de esos organismos afirma que  las áreas de producción se cansan y cada vez producen menos alimentos, lo mismo que ocurre en el mar en donde la producción de alimentos es cada vez menor. Es alarmante lo que se escucha decir en materia de alimentación mundial.

Cierto o no el detalle es que en los países que producen alimentos de la tierra y del mar deben organizarse mejor para evitar que se cumplan esos pronósticos. El detalle es que en la costa del Pacífico mexicano la SAGARPA, que es la Secretaría de Alimentación en la tierra y en el mar decretó una veda desde marzo hasta el próximo primero de septiembre por comprobarse que el saqueo de los productos del mar había superado todo lo que es posible extraer. Esta veda ya se deja sentir que en efecto el mar ha recuperado gran parte de su producción.

En estas dos semanas las pruebas que se han realizado sobre el camarón dejan ver que la producción de altamar ya es abundante en tamaño y en calidad del producto. Lo que se ha capturado alcanza los tamaños máximos logrados hace más de 40 años.

En México la producción pesquera es aún rudimentaria si comparamos con España por ejemplo, en donde capturan el llamado atún rojo, lo conservan en enormes granjas dentro del mar y lo hacen crecer del tamaño de uno o dos kilos hasta alcanzar 400 y 500 kilos cada uno. Esto en las costas de Levante, la zona piscícola a la entrada del mar Mediterráneo.

En esa marina todos los días salen a pescar en la tarde 56 barcos que regresan a las 4 o 5 de la madrugada a depositar la captura en la zona conocida como el mercado, sitio al que  llegan los compradores que pagan entre 4 y 6 euros por kilo y el producto se va a todo Europa, a los Estados Unidos y a Japón. La producción pesquera es enorme, esto independientemente de lo que producen las granjas de crecimiento en el mar.

En esa misma zona, en la costa de Galicia se dan los cultivos de diferentes especies de ostras con una organización casi perfecta. Esta producción con la marca Celta de Vigo se distribuye igualmente a todo el mundo incluyéndose desde luego a México.

.

LA PESCA EN MÉXICO

Definitivamente en organización la pesca en México está en pañales prácticamente. Contamos con dos enormes litorales en el golfo de México y en el Océano Pacífico, así como las diferentes islas. México tiene 200 millas marinas en cada una de las dos costas para hacer las capturas de todos los productos del mar. La producción es mínima si la comparamos con España, las ganancias se van a barcos piratas en toda esta enorme región marítima que le pertenece a nuestro país. Las consecuencias son que el producto llega y se vende a un costo muy alto en los mercados.

En Puerto Vallarta por ejemplo el precio de las diferentes especies de pescado y camarón es de mayor costo de lo que se vende en Guadalajara y en la Ciudad de México, lo cual parece increíble ya que además de los cotos de producción se agrega el costo del transporte y la conservación del producto para que llegue en buen estado a esos mercados.

En nuestra región todos los productos pesqueros son más baratos en Tepic, la capital de Nayarit que en Puerto Vallarta, esto lo podemos comprobar fácilmente. El precio del atún es de 250 pesos kilo en el mercado local, en Tepic el precio es de 120 pesos kilo, una diferencia abismal ya que aquí estamos frente a la orilla del mar en tanto que en Tepic la distancia es arriba de los 200 kilómetros.

Lo anterior no es precisamente para que se pongan precios topes al producto, se dice que Puerto Vallarta es un lugar caro desde que no había carreteras ni suficientes medios de comunicación por barco o por avión, de tal suerte que si queremos cualquier producto del mar lo pagamos si están al alcance de nuestro bolsillo.

La importancia de este comentario es que si se organizara en forma ordenada la producción pesquera el producto podría llegar a todas las zonas pobres de México a buen precio y suficiente.

A propósito de lo anterior esta semana el Presidente de México, Enrique Peña Nieto, anunció que se reduce considerablemente la cantidad de familias pobres en nuestro país, en tanto que en Washington ayer se iniciaron las charlas para lograr un nuevo tratado de libre comercio con Estados Unidos y Canadá. La nota es que Estados Unidos puntualiza que la diferencia entre México y los Estados Unidos es enorme en materia de comercio y a toda costa quiere reducir el déficit que es de 60 mil millones de pesos, sin tomar en cuenta que en Norteamérica en las condiciones actuales el beneficio es de más empleos y mayores ingresos en otros rubros independientemente de lo que compran de productos mexicanos.

Por parte de México están presentes el presidente de Coparmex, Gustavo de Hoyos, y el presidente del Consejo Empresarial, Juan Pablo Castañón, quienes participan en este evento que va terminar esta misma semana en su primera etapa, la siguiente será en nuestro país y la tercera etapa posiblemente en diciembre será en Canadá.

Se puede decir sin duda que la moneda está en el aire.