Gente PVRed Interna

Un privilegio gobernar

Es tiempo de hacernos una alta cirugía donde saquemos todo lo malo que ha propiciado nuestro estancamiento por falta de una planeación integral.


Por Humberto Famanía Ortega

.

En la actualidad, lo que estamos pasando en el País en materia económica, se debe a una falta de visión más integral respecto a la productividad de los mexicanos para crear una verdadera competencia en el mundo de nuestros productos; urge la innovación tecnológica apropiada. Tanto la iniciativa privada como el sector gubernamental, deberán de ir de la mano en cuanto a planes y programas donde el gobierno se convierta en facilitador de la inversión.

Debemos construir nuevas reglas de asociación, comportamiento y construcción  entre lo público y la ciudadanía, entre el poder público, entre la administración pública y la ciudadanía, para que esta sea realmente consciente, responsable, que participe en la políticas públicas, no solamente desde el voto, sino también  y sobre todo que sea partícipe en la construcción  del proceso nacional, estatal y municipal.

Debemos tener gobiernos humanistas que sirvan con dignidad, eficacia y honestidad a los ciudadanos. Así de esa forma serán gobiernos comprometidos con  principios y valores. Ante los problemas económicos es necesario tener gobiernos responsables, comprometidos con la libertad, con una economía social de mercado y con la estabilidad de las finanzas públicas.

.

Los flagelos de los mexicanos

Probablemente la corrupción es el fenómeno social que más interesa y preocupa a la opinión pública. Es la impunidad también el rasgo de la política mexicana que provoca grandes dudas respecto de un final venturoso de la transición a la democracia. Los efectos de estos fenómenos  son obvios y graves. Aumentan la fragilidad indudablemente de nuestra recuperación macroeconómica, originan la pérdida de confianza  de la gestión gubernamental y en sus iniciativas de política económica.  Son los tiempos de adquirir mayor certidumbre, ya que estos flagelos provocan la pérdida de confianza de la gestión gubernamental de cualquier nivel de gobierno.

Debemos hacer que nuestros políticos y administradores públicos, ya dejen de generar un valor negativo que va arraigándose progresivamente en la población, urge obtener una mayor confianza. Muchas de las acciones gubernamentales despiertan sospecha, por más recta que sea su intención, en escepticismo cínico, se extiende hasta formar parte de nuestra respuesta cultural a la política. La gente, y lo vemos en las votaciones, ha demostrado que ya no le tiene confianza a los partidos y  parece inútil y costosa su función. Este repudio aparentemente está vinculado, entre otros factores, con la permanencia de fenómenos como la inseguridad, corrupción e impunidad de sus agentes activos. Urge pues un cambio con rumbo.

.

El liderazgo necesario

Siempre he dicho que gobernar es un privilegio, y no es fácil; el poder de gestoría es la base para saber si funcionan las administraciones, desde luego depende de la cabeza del liderazgo. Juzgo muy importante en tomar en cuenta que una de las principales características de un buen líder es saber guiar a otros, saber escuchar para decidir, desde luego debe de contar con iniciativa, creatividad y entusiasmo en su trabajo. Y desde luego estar abierto al cambio cuando así lo decidan las bases de su comunidad, buscando siempre el bien común.

En nuestra administración  en Puerto Vallarta, es importante el establecer controles sobre la función del gobierno municipal, para mejorar la calidad de los servicios públicos y de hacer operar el conjunto del aparato gubernamental en mejores términos, y así disminuir progresivamente la corrupción. Se debe tomar en cuenta que existen problemas estructurales de la administración pública que no pueden pasar inadvertidos, por eso importante será evaluar con profesionalismo sus funciones.

Debemos reconocer que estamos en un País fracturado por la desigualdad y polarizado social y políticamente, por eso es menester hacer una cruzada contra la extrema pobreza, y reconocer la existencia de grupos que reivindican la violencia política como medio para lograr determinados objetivos estratégicos; por eso es un verdadero desafío al estado de derecho, y en general a las formas de convivencia democrática, que la sociedad viene construyendo con grandes esfuerzos.

La unión hace la fuerza

En esta región donde nos desarrollamos, la parte norte del estado de Jalisco, enclavados en la Bahía de Banderas, estamos ya conurbados con un municipio del estado hermano de Nayarit. La conurbación se debe de tomar muy en cuenta para resolver problemas que afectan ambos municipios. Urge la voluntad política de los que mandan, ya que en nuestra sociedad estamos vinculados muy fuertemente, y las fronteras para nada afectan en el trato cotidiano. Por eso es importante el tomar nuevas actitudes para que juntos unamos esfuerzos y hagamos un solo frente para lograr mejores estadios de prosperidad.

Pues bien estimados lectores, somos seres privilegiados por vivir y desarrollarnos en este hermoso y pujante municipio, nuestro extraordinario Puerto Vallarta Jalisco. Es tiempo de hacernos una alta cirugía donde saquemos todo lo malo que ha propiciado en cierta forma nuestro estancamiento por falta de una planeación integral, donde todos los sectores de la población se involucren.

.

-.Son tiempos de unidad, debemos vivir la realidad, porque trascender por la vida no es fácil, sólo el trabajo reivindica al ser humano y lo redime. Todo a su tiempo y en su circunstancia; solamente con acciones precisas bajo un objetivo común, que es la prosperidad de nuestro municipio en todos los aspectos, hará sin lugar a dudas obtener bienestar creciente y armónico.