El Lago de Tos-Cano

Les rindió Vallarta Opina
un gran reconocimiento
a dos valiosas personas,
algo muy cierto, no miento.

Vaya esta copla agustina
para una dama genuina.
Paisana de Cuco Sánchez,
Pata Salada adoptiva,
su amor por Puerto Vallarta
es lo que más la motiva.
Es Marijose Zorrilla
fémina muy especial,
intelectualmente inquieta,
promotora cultural.

Se tiene muy merecido
este homenaje sentido.
Su cuna tamaulipeca
dejó por Puerto Vallarta,
donde de gente como ella
este lugar nunca se harta.
No nos cabe duda alguna,
a quienes la conocemos,
que además es grande amiga
y eso se lo agradecemos,

No lo inventé,
no lo inventé es así.
Un fuerte abrazo
yo le mando desde aquí.

Dicen que por algo es
que la palabra “argentino”,
aparte de lo plateado,
rima bien con “peregrino”.
Tal vez sean almas inquietas
en busca de su destino.

Alfredo César Dachary,
oriundo de Santa Fe
–una provincia argentina
a la que me aproximé–,
se hizo vecino nuestro,
lo conocí y lo admiré.

Es ameno en la academia
e investigador profundo,
que su inquietud y quehacer
ha paseado por el mundo.
Al merecido homenaje
le dimos un sí rotundo.