Necesidad irrenunciable en Puerto Vallarta

Por  Mtro. Luís Ignacio Zúñiga Bobadilla
(direccion.vallarta@univa.mx)

.

Aquí turistas somos todos, en alguna medida, entonces el deber es cuidar la casa con mejores alternativas para su sano desenvolvimiento y desarrollo.

Ha invitado la Universidad del Valle de Atemajac plantel Puerto Vallarta, a su comunidad estudiantil, docentes y administrativos y además compartido con otras instituciones educativas y sociales múltiples tareas de limpieza, esta labor siempre con la mirada puesta en beneficio de la comunidad.

Así sucede en la Univa desde su llegada en 1991.

Fortalecer y mantener la cultura de limpieza es imprescindible en un destino turístico mundial como lo es este paradisiaco lugar enclavado en el Pacífico Mexicano; es urgente e indispensable integrarlo como proyecto especial y prioritario en los programas de sustentabilidad local. Una propuesta inicial es prohibir los envases desechables para transportar alimentos o bebidas gaseosas que se busquen consumir cerca de cuerpos de agua; esto para evitar la desagradable sorpresa de que al final terminan en ríos y playas con otros materiales difíciles para degradarse.

Me he preguntado si la gente sabrá que las colillas de los cigarrillos tardan hasta 100 años en degradarse y una pila doble A, de la marca que sea, contamina hasta 600 litros de agua potable. El manejo de sus desechos sólidos ha sido un cuello de botella, la contaminación que producen frena el desarrollo sustentable, además del mal aspecto que producen a la vista los montículos depositados en las calles o contenedores y derivan en múltiples problemas de salud.

Visitantes extranjeros o nacionales son observadores potenciales, tienen claro que en sus naciones los universitarios participan de una u otra forma en las decisiones más trascendentales de la sustentabilidad como macizo académico, de asesoramiento, conducción de programas; no son  observadores pasivos, me refiero a naciones de nuestra Región Latinoamericana, de Europa y de Occidente con sus instituciones de educación superior participando activamente en la conformación de proyectos sustentables.

Me gustaría comentar una de las acciones en el sentido de mi intervención llevada a efecto por Rotary Internacional a través de sus clubes en la región de Puerto Vallarta, Cabo Corrientes y Bahía de Banderas, trabajo denominado Proyecto Rotario: “Por la Sustentabilidad del Rio Ameca”. Esta acción concentró a familias completas llegadas a este lugar desde las ocho de la mañana de ese sábado 8 de octubre de 2016. Ahí se dejó testimonio de la participación de los jóvenes estudiantes de la Univa Puerto Vallarta y de ciudadanos voluntarios, integrantes de Protección Civil. Toneladas de desperdicios de todo tipo, ese día fueron separadas de este importante cuerpo de agua.

Considero que la meta es abatir índices de contaminación mediante la difusión de conferencias, pláticas colectivas y conversaciones en las instituciones educativas de todos los niveles, el fin crear conciencia en toda la sociedad; poner a los niños en contacto con la naturaleza y señalarles a sus enemigos potenciales: la basura en playas, esteros, acotamientos, calles de la ciudad; esto debe convertirse en una práctica cotidiana con un solo objetivo, crear la cultura de la limpieza con base en la sustentabilidad.

El Informe Brundtland en 1987 de acuerdo a las acciones de las Naciones Unidas define este asunto de la sustentabilidad a partir de la satisfacción de las necesidades de la sociedad humana actual y futura, hacer conciencia es una responsabilidad irrenunciable para Puerto Vallarta.

.

(*) Director de la UNIVA-PV.