Alfaro y alcaldes emeceistas y su “ratificación de mandato”… y ¿por qué no “revocación de mandato?

Enrique Alfaro y Ramón Guerrero.

Por Juan Antonio Llanes
juanllanesr@yahoo.com.mx

Hola. Después de un “buen”, de tiempo, sin aparecer en las páginas del mejor medio informativo impreso de la región, nuevamente se nos presenta la oportunidad de continuar con las habituales colaboraciones semanales en Vallarta Opina, y claro, una excelente oportunidad para expresar nuestros personales puntos de vista sobre lo que sucede en nuestro entorno. Sin más preámbulos…

Cuando “Chavos”,…sí, hace muuuchos añeres, -todavía se jugaba futbol con cocos- se organizaban partidos de barrio, y donde el “riquillo” de la cuadra ponía el balón de juego, un terreno pequeño aledaño a su vivienda, fungía como capitán, ponía la cal para que otros pintaran la cancha y era él quien decidía cuando lo jugadores se excedían o no, de ánimos, y hasta la hora para empezar y finalizar el partido. Vamos, coloquialmente actuaba como ahora se le motea como “gandalla”, pero… Pues era el “dueño” del balón.

Viene a cuento la anécdota, porque a pocos días, este domingo 27 próximo, el “líder” moral del partido de moda, “Movimiento Ciudadano”, el alcalde de Guadalajara, Enrique Alfaro, verá como una de sus ocurrencias, -tiene “muchitas”-, el mismo formato que presumió cuando ocupó la presidente de Tlajomulco, le dará más espacios en los medios informativos y por ende, en la opinión pública. Por lo menos, ya hizo “ruido” y logró algunas aceptaciones, pero bastantes críticas, que como está visto, a él no le agradan los críticos, y si no, pregúntenle a los 3 medios tapatíos que calificó como “basura” que le hacen la “vida de cuadritos”.

Denlo por seguro que para él y el resto de “estrategas” de su partido que organizan esta faramalla, lo que menos les interesa es la opinión los ciudadanos, sino la promoción mediática que han logrado y lograran, si vemos como ellos mismos son los organizadores, los árbitros, quienes promueven el “acarreo” de sus simpatizantes para que acudan a votar, los que decidieron donde colocar las urnas, a los responsables de las mismas y por supuesto, las reglas del juego y ellos mismos contabilizaran los votos.

O sea no, para que preguntar sobre los resultados, si ya se anticipan, a menos que ellos, la cúpula, la burbuja, quieran quitarse de en medio a algún presidente municipal “indisciplinado… ¿La alcaldesa Limón de Tlaquepaque? y sumen y resten votos para darle ese sentido “ciudadano”.

Si realmente confiaran en la aprobación hacia sus gobiernos por parte de los habitantes de sus municipios, debieron optar por  un verdadero y legal ejercicio de aprobación o desaprobación del ejercicio de gobierno de las administraciones municipales emanadas del partido naranja, y bajo la tutela de la autoridad competente, el Instituto Electoral y Participación Ciudadana del Estado, el IEPC, pero la Ley Electoral vigente ni la Constitución Política no reconocen nada que se parezca a una “ratificación, sino a un ejercicio que se conoce como “revocación”, y eso mis estimados compas, tiene otras consecuencias porque quienes lo solicitan son los propios ciudadanos y no las autoridades municipales, mucho menos el partido político.

Ah, y este procedimiento  revocatorio le cuesta a la institución electoral del presupuesto que tiene asignado, porque en esta ocasión, si verdaderamente lo que pretenden los emeceistas es conocer la evaluación de la población, no le pusieron de su propios recursos, o “hacer coperacha” entre la clase gobernante,  alcaldes y regidores, y los simpatizantes de M.C. y gastarla en su espectáculo. Porque tiene que gastarse  Guadalajara casi 3 millones de pesos del erario público en esta “treta propagandística de imagen”.  Habrá que preguntarle al resto de los alcaldes que acataron la directriz de su “manejador” para hacer esta pantomima cuanta lana dilapidaron para realizar este acto anticipado de campaña política, porque la neta, simple y llanamente estas pretensiones se pueden considerar como “proselitismo político encubierto”, o  ejercicio de movilización,  para alentar a sus militantes y simpatizantes, ya que previamente dilapidaron billetes en  publicitar los “logros” de sus gobiernos. Otra vez, lana de la Hacienda pública.

.

NOTITAS DE “BOTEPRONTO”

—Les cuento. Hasta hace  pocos meses, la relación del alcalde Enrique Alfaro y el “líder moral”, –¿que significará eso, el dueño, los dueños”? de la UdeG, Raúl Padilla, estaba en un nivel rasando el suelo, hagan de cuenta, Norcorea y el “gringo” de Trump, pero en las últimas semanas y sopesado Padilla las probabilidades políticas futuras del dueño de la franquicia del MC en Jalisco, y este de la fuerza votante del alumnado universitario, lograron pacificar sus animosidades y ahora van en el mismo carro, claro, a menos que los otros vehículos, PRI o PAN, difícil eso sí, estuvieran en condiciones de participar ventajosamente en la carrera del 2018. La última? Hay línea directa a los funcionarios y a los estudiantes para que acudan a “retratarse” el domingo en llamada “ratificación” de los alcaldes emeceistas del estado…Ah, la política…fuera máscaras.

—Y que creen…..Cuando todo parece que el presidente municipal Arturo Dávalos cuenta con el apoyo, irrestricto, de Alfaro, nos comentan que el “mandamás” de la Universidad, el maquiavélico Padilla, nos lo contó un funcionario de primer nivel de la institución educativa, ha hecho alianzas con….serio, ni como creerse, el astuto y sutil diputado local, Ramón Demetrio Guerrero,…el “mochilas”, en su aspiración a pelearle a Dávalos la alcaldía del puerto y que este compromiso ya lo conocen en el CUC y en el PRD. A ver, alguien me explique este enredo, o pensándolo mejor, ¿habrá “gato escondido” entre Alfaro, Padilla y el “Mochilas”?

—Para variar… ante la proximidad de la nominación del candidato del PRI a la alcaldía de Puerto Vallarta, la línea del CDE del mismo, es, “que los priistas vallartenses decidan quien los representará”. Simple y llanamente, sacarán las manos para que los “picudos” de aquí se pongan de acuerdo… Nada nuevo porque serán los mismos personajes que manipulan las decisiones importantes… y también las que no lo son tanto, quienes decidan sobre el nombre de quien tendrá que “remar contra la corriente”, que digo, “tsunami”, para recomponer, en algo, la imagen del PRI, ante un escenario que luce desolador, complicadísimo y ausente de liderazgos que puedan vencer las inercias que desde años llegaron para quedarse.

—Aristóteles Sandoval a la Ciudad de México? Hay un viejo, -más que su servidor-, refrán que refiere que “cuando río suena, agua lleva”. Y si, todo indica que antes de noviembre, el gobernador, “Aris”, para los cuates, tendrá la oportunidad por parte de EPN, para participar en alguna responsabilidad importante en la próxima campaña presidencial, en el área política, CEN del PRI o incluso en unas de las Secretarías que tendrá peso específico en el desarrollo de las campañas, Sedesol? En lo “corto”, lo comenta, para los medios informativos… “no he recibido invitación del Presidente”…

—Y como visualizan una campaña entre AMLO de Morena y el Dr. Narro, el Secretario de Salud, por el PRI? ¿Meade?… tendrá que vencer la malquerencia de la vieja y anquilosada camada de rancios liderazgos.

Nos vamos. Sonrían y sean felices…Claro, con las buenas vibras que trajo el fenómeno solar de ayer.