“Una mentada de madre, bien razonada…”

Donald Trump.

.

Por Gregorio González Cabral

.

La expresión  es  de  Mauricio Bercum, el   argentino  que  vino  a  México  como diplomático  y  se quedó  como  dueño  de  periódicos. Cito de memoria:  “Una  mentada   de madre,  bien  razonada, no  hay  quien  se  la  quite  de encima”.

Me acordé de  Mauricio al leer  el editorial  de  “The  New York  Times”  del  20  de   este  agosto.  ¡Vaya   clase   para   mentar la madre!

Titularon  el  artículo  de  opinión del periódico, como  más  duele a quien gobierna: “La  presidencia  fallida…”. Recuerden, Peña  Nieto aguanta  en  silencio  hasta los  palos   que Trump  acostumbra  darle  a su piñata, cada  que pasa   por donde la tiene  colgada; Peña   aguanta  todo,  menos  que  le  digan a  lo  suyo “Gobierno fallido”.  Corrupto  es “cultura”.  Inepto… pues ni modo. Pero  “fallido”, jamás.

Entrados  al  texto, el  título resulta  de lo  más  caritativo.

Cada   frase  directa,  clara, sencilla,  para  que  no  tenga   problema en  comprenderla   hasta  Donald  Trump. Agárrense y  aprendan a  echarlas con  categoría:

“…cada   día  el  Presidente  Trump ofrece   pruebas nuevas  de  que  está fallando en  el  cargo   que los  estadounidenses  le  confiaron…”.

“El catastrófico desastre de   su presidencia  se aceleró  la  semana pasada  con una  conferencia  de  prensa,  el  martes, en  la que parecía decidido a sembrar la lucha racial …”.

“(Hizo)  defensa  de  los supremacistas   blancos que plantean, como  nunca antes,  dudas  profundas sobre: su brújula moral,  la  comprensión  de las obligaciones   de su  cargo  y  su aptitud  para ocuparlo”.

“…En  esencia,  es   donde estamos ahora: una nación  encabezada por  un  príncipe   de la  discordia, que parece  divorciado  de  la  decencia  y  el  sentido común”.

“…Algunas personas,  optimistas en nuestra opinión, creen que  los peores instintos  del  Sr. Trump  pueden  ser  controlados  o por  lo menos, moderados, después de  la  salida de una  de las  fuerzas  más oscuras  de  la  Casa  Blanca, Sthephen Bannon… en  cualquier  paso, su salida no soluciona  el  problema principal  que es  el propio Sr.  Trump”.

“ …el Sr.Trump… al decidir separar   a  los  estadounidenses   en lugar  de  reunirlos, abandonó el legado de  Lincoln:  eligió  no  convocar   a los  mejores  ángeles  de Estados Unidos, sino  a  sus demonios”.

Ah… y no  le  dijeron más, para   que Trump  no  se  permita   suponer  que  no les cae  bien.

Claro que  para los  mexicanos razonables  y  decentes,  ser odiados  por  una  persona   así,  por  alguien “divorciado  de  la  decencia y  el sentido común”. Indecente,  pues;   es  casi un elogio. En verdad  mal estaríamos si  recibiéramos  elogio  de  un tipo así.

“Mentadas   de  madre  bien  razonadas”… y  eso apenas   empieza.

Trump  se   la buscó.  Pronto la  está  encontrando.

¡Con  tal  de que  a  Peña  Nieto no se le ocurra   salir a  defenderlo!