Gente PVRed Interna

El Estado

La trivialización de la política es la ruta más clara y directa hacia la ingobernabilidad y el fracaso colectivo de la Nación, Estado y Municipio.


Por Humberto Famanía Ortega

.

En esta ocasión abordo un tema muy importante que implica a todos los ciudadanos que deseamos conocer muy de cerca la función de una nación, estado o municipio. El Estado es una nación organizada, así de fácil y sencillo, con la finalidad de encontrar los satisfactores del hombre y la mujer, y a su vez se traduzcan en su felicidad, que se ha constituido para que las cualidades del ciudadano puedan encontrar su campo apropiado de acción en alguna actividad definida.

Es importante dejar bien claro que el Estado no es el gobierno, es necesario desechar esa vieja idea; esto es un  error fundamental. El gobierno es solo el poder ejecutivo, legislativo y judicial.

Esta misma Nación organizada deberá proporcionar actividades a todos sus componentes de acuerdo a las capacidades de cada quien; y esta es una de las razones por las cuales la educación debe prolongarse, a fin de contar con personas capaces en la conducción del Estado.

.

Políticos improvisados

A veces no se puede comprender cómo lo más grande del arte y la ciencia del gobierno y administración de los asuntos humanos, sea lo único cuyo ejercicio no requiera el debido entrenamiento. Lo peor es que existen gobiernos que echan mano de quienes carecen de la enseñanza necesaria, trasladándolos de un puesto a otro, atendiendo solamente a su categoría social o sobre todo al favoritismo, haciendo caso omiso de la preparación que puedan tener en el desempeño de la actividad a realizar. A esto se le llama incompetencia y también se debe de tipificar como ejercicio indebido de funciones.

Es importante para comprender la responsabilidad de gobernar con justicia, pero sobre todo con eficacia, el conocer el significado de nuestra inserción en la globalidad; no desde el lugar común que repite hasta la saciedad la importancia de los retos de un mundo globalizado, sino desde la evaluación de las nuevas desigualdades sociales que están acompañando a este proceso y de las posibilidades que tenemos para enfrentarlas.

.

Política trivial

En México no se puede seguir permitiendo el lujo de orientar su competencia política  por la ruta de la trivialidad y el personalismo. Aunque en ninguna sociedad esta ruta es deseable, en nuestro país es aún más dañina dada la cantidad de problemas sociales cuya solución  ha sido sistemáticamente postergada.

El cambio político y social de México está enmarcado por una gigantesca interrogante. Nuestras instituciones públicas se han debilitado y exhiben una relativa ineficacia, vemos todos los días que los problemas sociales se han agravado sobre todo los últimos años. Por esta razón debemos de evitar que nuestra reflexión caiga en el terreno de la propaganda y se convierta en una más de las vertientes de la competencia política que minan el proyecto de construir una democracia de calidad.

Hago la siguiente reflexión; no hace mucho terminó la contienda electoral en algunos estados, municipios y la renovación del congreso estatal, hemos tenido ejemplos recientes de lo que puede suceder en la competencia política cuando se sustituye el debate de ideas por el marketing electoral. La trivialización de la política es la ruta más clara y directa hacia la ingobernabilidad y el fracaso colectivo de la Nación, Estado y Municipio. Por eso urgen proyectos y planes de trabajo bien consultados, donde las promesas de campaña se cumplan, a los partidos políticos o candidatos independientes, les toca la tarea de definir agendas legislativas, avanzar acuerdos y ejecutar soluciones. Por otro lado es preciso que el próximo proceso electoral los problemas sociales no queden convertidos en recursos retóricos de campaña.

Reafirmando que la pluralidad sin acuerdos es impotencia. Su riqueza democrática reside precisamente, en generar ejes de cohesión nacional, estatal y municipal. Con respuestas comunes para todos, a nivel local lo vimos en nuestro municipio de Puerto Vallarta Jalisco, que en lugar de trabajar unidos escogen los actores políticos el camino de la descalificación, por eso existe el debate, para demostrar madurez. No es posible seguir soportando situaciones que no ayudan nada en la conducción de un pueblo sediento de nuevas oportunidades y de un cambio de actitud de nuestros gobernantes.

.

Gobernar con justicia

Gobernar rectamente con justicia, es uno de los deberes más delicados en la sociedad, lo lamentable es que se confieren cargos a los menos capacitados, y esto ocurre con cierta frecuencia en el ejercicio público y solamente porque representan intereses locales, interés de capitalistas de clases y partidos. Por eso es necesario que luchemos todos unidos contra la pobreza, ignorancia, inequidad, vida menesterosa y privilegiada. Luchando por elevar a los demás, no para abatirlos; elevémoslos a niveles superiores y así tendremos fortaleza en nuestra Patria, para conseguir una prosperidad más equilibrada donde se manifieste paz y tranquilidad.

Hago votos para que estos nuevos gobiernos cohesionen a todas las fuerzas políticas para sacar adelante los proyectos y programas que emanen de la consulta popular. Dejemos a un lado todos aquellos rencores que se generaron por motivo de la elección; en una democracia se gana o se pierde. Que todo esto sea motivo de una reflexión muy profunda en el actuar de quienes fueron los actores principales. Nuestra sociedad cada día se vuelve más crítica y participativa; son nuevas las formas de participación, cansada por el hartazgo y la corrupción galopante.

.

Gobernar rectamente con justicia, es uno de los deberes más delicados en la sociedad, lo lamentable es que se confieren cargos a los menos capacitados.

-. Evoco al pensamiento de Larraine Matusak: No perdamos de vista los factores más importantes que llevan a un liderazgo exitoso: el compromiso, una pasión por dejar huellas, una visión por lograr un cambio positivo y el coraje para la acción.-