Ayer Trascendió

QUE por atender otros asuntos pendientes no nos habíamos podido ocupar antes del tema de las goteras en el aeropuerto internacional de esta ciudad.

Resulta que precisamente con la fuerte tormenta que cayó la tarde-noche del pasado jueves en Puerto Vallarta el aeropuerto que dicen es internacional presentó goteras en algunas áreas del inmueble.

La lluvia, que ciertamente fue fuerte, evidenció las fallas que existen en el mantenimiento del aeropuerto internacional de esta ciudad, no puede entenderse de otra manera.

Lo peor del caso es que las goteras pudieron observarse en el pasillo principal, en la zona de documentación del aeropuerto, a la vista de todos, especialmente los turistas que supuestamente llegan a un destino de primer nivel con un aeropuerto de tercera.

Hay que decirle al director general del aeropuerto local, Saúl Sanabria Gibert, que por enésima ocasión la imagen turística de Puerto Vallarta se ve empañada por el aeropuerto internacional, principal entrada del turismo extranjero a este destino de playa…

.

QUE con este tipo de cosas en el aeropuerto uno acaba por extrañar al anterior director, Francisco Villaseñor Reyes, quien si bien venía arrastrando en la terminal aérea algunos vicios y problemas del pasado -como la operación de los módulos de tiempo compartido y su enfrentamiento con las agencias de viajes-, por lo menos daba la cara para ofrecer explicaciones… pero resulta que hoy, con el actual director del aeropuerto, Saúl Sanabria Gibert, ni eso sucede…

.

QUE ya es hora que de que sectores de Puerto Vallarta como el hotelero, turístico y empresarial –a los que se pueden sumar el comercial y restaurantero- se pronuncien en serio y fuerte para exigir al Grupo Aeroportuario del Pacífico (GAP) –operador de la terminal aérea local y dirigido por Fernando Bosque Mohino- para que se resuelvan la serie de problemas y anomalía que a diario se presentan en el aeropuerto. Por cierto, ¿conocerá Fernando Bosque la situación del aeropuerto local?

Y es que no es menor el daño que una y otra vez esta terminal aérea le hace a Puerto Vallarta como destino turístico, porque cuando no hay problemas con los agentes de viajes sí los hay con los taxistas y transportistas, o cuando no hay problemas con los baños y el aire acondicionado sí los hay con las goteras. Es tiempo de que el sector privado le diga ya basta al GAP como dijo Alejandro Martí: si el GAP no puede, que renuncie… Nosotros agregamos: y que deje de hacer daño…

.

QUE la fuerte tormenta que cayó durante la madrugada de este miércoles en Puerto Vallarta dejó varias afectaciones por diversos rumbos del municipio. La lluvia duró entre hora y media y dos horas y dejó cualquier cantidad de problemas en la ciudad.

Es por ello que desde temprano el alcalde, Arturo Dávalos Peña, realizó un recorrido de supervisión en compañía de funcionarios municipales para determinar la magnitud de los daños y poner manos a la obra.

Adrián Bobadilla García, jefe de la Unidad Municipal de Protección Civil, informó que se recibieron infinidad de reportes y se contabilizaron una serie de daños en las colonias de la ciudad a los que se les daba respuesta ayer al mediodía y durante la tarde.

Y es que la fuerte tormenta dejó derrumbes en la carretera del sur la ciudad, por el rumbo de Mismaloya en donde quedó bloqueado un carril; además huno arrastre de tierra y piedras en algunas colonias, inundaciones y caída de árboles, entre otras cosas.

En este recuento parcial de daños se contaron también dos automóviles arrastrados por la abundante corriente en las calles de la ciudad y una camioneta volcada.

El reporte indicó que ríos y arroyos crecieron al tope dentro de su cauce, aunque el río Ameca se alcanzó a desbordar por el rumbo de Tebelchía, en donde la corriente se llevó algunas cabezas de ganado, pero sin pérdidas humanas que lamentar.

Por su parte, personal de las diferentes dependencias trabajaron en diferentes zonas del municipio para resolver los problemas generados por la fuerte tormenta de la madrugada de ayer…

.

QUE la fuerte lluvia que cayó sobre Puerto Vallarta se debió a la presencia de un núcleo de baja presión que comenzó a desvanecerse desde ayer para dejar de representar un riego para la región.

La tormenta cayó tanto en Puerto Vallarta como en Bahía de Banderas y se debió al paso de una onda tropical que se formó como un núcleo de baja presión y que encontró salida por el occidente de México, es decir, a la altura de Colima, Jalisco y Nayarit.

Víctor Manuel Cornejo López, jefe de la Unidad de Meteorología del CUC, explicó que este fenómeno meteorológico dejará muy pronto la región.

Dijo que por ello el pronóstico del tiempo es que una vez pasada la onda tropical y baja presión que se fue al mar -específicamente al Océano Pacífico- volverá a salir el sol, aunque en el ambiente quedará bastante humedad.

Es precisamente esta condición meteorológica la que seguirá provocando algunas lluvias dispersas en los próximos días, aunque no como la de la madrugada de ayer…