Sabia virtud de conocer el tiempo

Renato Leduc.


Por Humberto Aguilar

Hoy quiero hablar un poco de uno de los personajes más emblemáticos de las letras mexicanas, de Renato Leduc quien fue periodista, telegrafista, representante de México en parís, salvador de una mujer perseguida por los nazis, quien además murió pobre pero admirado por cientos de sus amigos, odiado quizás por algunos toreros a los que criticaba en su columna “En cinco minutos” que se publicaba todos los lunes en el “ESTO”.

Renato Leduc nació en 1897, hijo del escritor Alberto Leduc y desde entonces como ahora ser escritor y ser periodista, como que no da lo suficiente para comer, mucho menos para vivir bien.

A los doce años ya era telegrafista gracias a una beca de la empresa Ferrocarriles Nacionales, que de nacionales solo tenía el nombre porque pertenecían a inversionistas extranjeros. Ser telegrafista le valió vivir la etapa inicial de la Revolución. Pancho Villa, el famoso general de la división del norte, le simpatizó encontrar que un muchacho tan joven fuera telegrafista en su primer asalto al ferrocarril rumbo a la toma de Cd. Juárez. También Renato simpatizó con Doroteo Arango, el nombre original de Pancho Villa y vivió esa y varias etapas de la revolución como su telegrafista personal: La Batalla de Zacatecas, La Batalla de Aguascalientes y tantas otras que le valieron a Pancho Villa fama internacional como autor de las batallas más importantes de la revolución, hasta el tremendo fracaso donde fue derrotado por Álvaro Obregón.

Cuando Renato Leduc ya tendría unos treinta años fue comisionado por el gobierno en la embajada de parís, donde se relacionó con artistas y conoció a Leonora Carrington con la que se casó para salvarla de la persecución nazi, se vino con ella a México y se divorciaron, el matrimonio duró solo unas semanas, en México le conocieron Agustín Lara, Pedro Vargas y María Félix quien le propuso matrimonio, le dijo entre otras cosas “si tenemos hijos las mujeres serán tan bellas como yo y los hombres tan inteligentes como tú”. Renato no acepto porque le dijo “que tal si resulta al revés” esto es parte de las muchas anécdotas de Renato Leduc.

.

COMO PERIODISTA

Colaboró con varias revistas importantes, con periódicos entre otros Ovaciones y el ESTO, en donde fue director un periodista llamado Antonio Huerta, español que llego a México en aquel grupo de españoles que salieron de España antes de morir en la escalada militar de Francisco Franco.

Una anécdota de su columna “En cinco minutos” fue en una corrida donde participo Manolete, fue tan duro en su crítica que al leerla Manolete solo comentó: “Que bueno que solo escribe en cinco minutos, si escribiera en diez me hubiera matado”.

Como periodista realmente vivió muy apenas porque no ganaba lo suficiente y tenía que trabajar todos los días para dar de comer a su familia, compuesta por su esposa y una hija a las que dejada por días para vivir en las redacciones y en las parrandas con sus amigos.

Critico de todos, le presentaron a una señorita torera bastante hermosa porque le impresiono a Renato Leduc, como respuesta cuando le presentaron a la señorita torera, Renato respondió: “Esta mujer, con esas chichis y esas nalgas, no puede ser ni señorita ni torera”.

Esto es solamente una breve visión de lo que me propongo a hacer en Letras Vallartenses, de los muchos poemas que escribió, de los que se conserva una mínima parte, los hacía, los guardaba en su cartera, se le perdían y solo existe esa letra de “El Tiempo” de la cual se musicalizo y la conocemos todos en voz de Marco Antonio Muñiz.

Busque hoy en Letras Vallartenses, en la página 22 de esta misma edición, todo sobre Don Quijote de la Mancha.