Dulcísima Madre de la Patria

Leona Vicario.

Por Humberto Aguilar

.

Hace unos días se conmemoró a Leona Vicario, cuya figura se reconoce como colaboradora importante de quienes hicieron la Independencia de México.

Realmente se conoce poco de la señora Leona Vicario, salvo algunos rasgos en los que se habla que ella fue participante activa desde la Ciudad de México a través de sus escritos sobre los acontecimientos del Virrey Calleja, que gobernaba la Nueva España.

Su biografía revela datos muy importantes de una mujer que de su propia fortuna colaboró en la insurgencia.

Fue escritora y defensora de los derechos de la mujer. La primer defensora de los derechos de la mujer en la historia de nuestro país, si consideramos que por aquellos tiempos que a la mujer solo se le permitía participar en actividades sociales, en el aprendizaje de la cocina y la costura.

Doña Leona Vicario fue hija de una familia rica española. Su padre Gaspar Martin, su madre una mestiza de Toluca, Camila Fernández de San Salvador. De esa combinación de pieles, de corazón y de cerebro surgió ésta mujer que fue ejemplo en su patriotismo, en su mexicanidad.

Se trata de una historia brillante, de una mujer ejemplar, que aún hoy en estos tiempos se advierte modernidad en cuanto a esa imagen que dejó y que permitió ser reconocida como Benemérita y Dulcísima madre de la Patria.

Leona Vicario se casó con el distinguido abogado Andrés Quintana Roo, el nombre de Leona Vicario se conoce en varias escuelas de todo el país, más en el congreso de la nación, el nombre de Leona Vicario está escrito con letras de oro, la celebración de su aniversario se difunde realmente muy poco, detalle que nos hace ver que la historia de México se pierde en el olvido.