Canalladas difíciles de erradicar

Después de Jalisco, la mayor violencia de este tipo se detecta en Durango, en el Estado de México y en Michoacán, todos arriba del 12% y por lo mismo, del promedio nacional.

.

Conforme estudio   reciente  de organismo  privado, en  Jalisco las personas se  sienten más  seguras en  el hogar.  Pero  eso no  funciona  para  todas  las  mujeres.  Porque en la encuesta nacional del Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI), sobre Relaciones en los Hogares, Jalisco aparece como el estado en donde persiste mayor violencia hacia las mujeres en las casas habitación.

En lo nacional el promedio es de 10.3 por ciento de violencia en los hogares; mientras que en el campo de Jalisco, ese porcentaje sube a 12.7% y en las ciudades jaliscienses a 12.8%. No es remedio cambiarse a la vida urbana.

Este  enfoque  interesante   sobre  violencia  hacia  las  mujeres es  de la  periodista  tapatía Sonia  Serrano.

Después de Jalisco, la mayor violencia de este tipo se detecta en Durango, en el Estado de México y en Michoacán, todos arriba del 12% y por lo mismo, del promedio nacional.

Contra lo generalmente pensado,  los  yernos son los principales agresores de las   mujeres. Bastante  arriba de padrastro  o  madrastra.  Los  yernos  son  mencionados  en  el  15.4%, mientras madrastra o  padrastro por  el 11.4%.  Después  vienen: sobrinos 9.2%   y abuelo 8%.

(En cuanto a  la  violencia  en  la relación de pareja,  donde  más  ocurre es  en el Estado de  México  53.3%;  luego en la Ciudad  de  México, 52.6%.  Jalisco viene en cuarto lugar,  después de  Aguascalientes,  abajo del  49 %).

La  forma de violencia  que más   reportan  las mujeres  en  Jalisco,  es la violencia  emocional. Llaman  violencia  emocional   cuando a   una persona  la  hacen  sentir mal  humillándola, discriminándola,  ignorando sus sentimientos  o utilizando  el  temor.  10.3%   de mujeres  se  refirió  a este tipo  de violencia, mientras  el 3.5%   mencionó   la  económica,  el  3.2 %  la   violencia física y el 1.3%  la  violencia  sexual.

Puede  suponerse  que  existe  menor  información   sobre  la  violencia  emocional, cuyos casos  siguen cayendo en  lo  considerado “natural”  o “normal”  en las   relaciones  familiares. Tenemos  el caso  de  sobrenombres ofensivos, ocultadores de  envidias  que  son   explicados  hasta como “expresiones  cariñosas”.

Las   violencias contra las mujeres  de  peores consecuencias  detectadas son  la violencia  sexual  que  ha llevado a 11.3%  de  víctimas a intentar  quitarse  la  vida y  la violencia  física  que empuja  al  6.6%.

Este  febrero   el  gobierno de  Jalisco emitió alerta sobre violencia  contra las  mujeres,  en ocho municipios: 6 de ellos  en la Zona Metropolitana de Guadalajara   y  sumaron a Puerto Vallarta, junto con Ameca.

El  experto  en  ciencias forenses  José  Ángel  Estrada Huizar,  encontró que cada  año,  entre julio y octubre  hay en  Puerto  Vallarta incremento  en los casos  de violencia   contra  las   mujeres.

El asunto no  ha  recibido  por parte  de  la población,  en  general,  la  respetuosa   atención  que los hechos ameritan.  En  la República  Mexicana   cada  cuatro  horas es  asesinada una  mujer,  conforme a la documentación  del  INEGI.

Aparte  de  leyes  adecuadas, es  necesario  concientizar  a servidores  públicos  sobre  su  responsabilidad  al  respecto,  establecer   sitios  de protección  oportuna  de agredidas, atender  con  seriedad  las   denuncias,  extender  el  conocimiento  y  compromiso general  con la  erradicación  de  malas  costumbres y actitudes   abusivas   en los  hogares  y  centros  de  trabajo,  además  de   enterar  a las  niñas  y  mujeres  de   todo lo  que  significan  sus  derechos,  sus  deberes,  su  dignidad  y  el respeto que   deben  exigir  de  cualquier  persona: cercana  o  extraña.