El Lago de Tos-Cano

Resultó el treinta de agosto
día del desaparecido,
que nada tiene que ver
con quien fue el niño perdido,

Milonga de los “sin cuenta”,
de los desaparecidos
en esta guerra sin tregua
en que un día fuimos metidos;
esa que íbamos ganando,
aunque estábamos perdidos.

No se sabe a ciencia cierta
cuántos desaparecidos
son los que su gente extraña
y que no da por perdidos;
los miles suben y bajan,
y a muchos traen confundidos.

¿Cuántos fueron pozoleados,
después de muerte violenta,
y en las clandestinas fosas
cuántos pudren su osamenta?
Olvídense de los miles,
yo digo que son “sin cuenta”.