Lo cercano a una autobiografía

Por Humberto Aguilar

.

“Don Quijote de la mancha, es realmente un libro muy interesante. Se comenta que es divertido y si lo es, se comenta que se trata de un personaje que por leer aventuras de caballeros andantes se le secó el cerebro prácticamente para divagar en solo esas aventuras, más este libro tiene la enorme virtud de ser una lección sobre le bien escribir, el bien hablar y el bien decir.

Una cosa más, es que al leer a Don Quijote nos da la certeza de que uno de los personajes es el mismo autor, quien antes de leer, participo en cruentas batallas navales contra los turcos a favor del Vaticano y de sus cruzados.

Fue cautivo, prisionero de Guerra. El episodio que sigue pudiera ser su propia vida.”

Me detengo aquí para imaginar cómo era físicamente Miguel de Cervantes. Esta historia me da idea que es parte de su biografía, por la diversidad de lances que cuenta, en los que estuvo a punto de perder la vida, la forma como sufrió esos años de cautiverio, las heridas que sufrió hasta el lance final cuando fue liberado en la forma como se narra.

Físicamente, era un hombre fuerte en la historia, decidido a cumplir la misión encomendada por su padre que es el de servir a la corona de su rey, que luego fue también a la corona de la Santa Sede, como lo explica detalladamente, convertido en oficial de la armada vaticana de Pio V.

Ésta es una historia verdadera y de gran valor sin duda, es la de Don Fernando, quien dotado de facultades para la guerra, combatió en el frente contra los turcos en el mar de la Roma defendida por el ejército tripartito, al ejército del Papa Pío Quinto.

Las verdaderas batallas no fueron cuento, las vivió a toda intensidad al cabo de lo cual, herido, quedó a merced de los ganadores como cautivo guerrero y a merced de Roma para    sus vencedores, o quedar detenido en puerto, por cuya libertad se debía pagar un precio.

Cinco años cautivo y sin esperanzas, Don Fernando no dejó de pensar en la libertad y esta le vino de mano de una joven turca, hija de poderoso caballero que la tenía enclaustrada en espera de un rico que quisiera recibirla como mujer.

Zoraida, en cambio, desde su recámara miraba los ejercicios de los detenidos, quienes conservaban así su estado físico, que sin duda era bueno luego de servir como galeotes.

La joven mujer se enamoró según cuenta la historia, de Don Fernando, hombre adulto ya, pero de buen físico y mejor fortaleza.

Los artificios para atraerla son contados en esta historia paso a paso hasta que ella, por conducto de fiel servidor, pagó el rescate y pidió a Don Fernando escapar a España, en donde él contó esta bella historia de cómo el amor de una joven turca, lo rescató y va allí con él con destino a la tierra que lo vio nacer, en un lugar de León, el reino donde nació con sus dos hermanos menores.

Este singular episodio ocurrió en aquella venta en la que Don Quijote habló de su propia historia como caballero andante, en una época donde ya se utilizaban las armas de fulminante.

Los azares de la caballería andante en estos tiempos en los que determinó imitar aquellas hazañas de otros siglos.

Tarde fue su tiempo y su elección de ser caballero andante, pero allí estaba luego de sostener ese combate terrible contra el gigante, donde terminó bañado con el contenido de las vejigas llenas de vino que Sancho creyó ser la cabeza de aquel gigante y la sangre que no fue otra cosa que vino.

Escuchar la narración es un lindo episodio de esta historia escrita hace más de cuatrocientos años que tras esto, hoy todos pretendemos que se vuelva a leer, aun así, motivados por las historias de amor que les cuento no con ese florido lenguaje del autor, sino con la idea de que, tras leer esta narración, lleguen nuevos lectores, nuevos escuchas de esta narración que sin duda ilustra, ameniza a toda concurrencia y de paso asombran a todos por los sucesos que le ocurren al Caballero de la Triste Figura.

Esta historia de amor de Don Fernando y Zoraida podría ser la misma historia del autor de tan formidable libro.

Esperen el siguiente número, por favor el próximo lunes.