V Informe; Flaco y ojeroso

Peña Nieto dio pena con su mensaje en Palacio Nacional.


.

Por J. Mario R. Fuentes
jose.reyes@univa.mx

.

Peña Nieto dio pena con su mensaje en Palacio Nacional.

La sociedad está hasta la saciedad de mentiras; en estos momentos se percibe un Estado Político indefinido, con demasiada necesidad de una reingeniería basada en la razón para la toma de decisiones nacionales e internacionales.

Por lo pronto se encendió la buena voluntad de los encargados de medir los índices de pobreza en dos frentes: INEGI y CONEVAL, desaparecieron millones de pobres, los programas sociales se multiplicaron, por todos lados brotó la buena voluntad y generosas actitudes para saber que lo “Bueno Cuenta”.

Aunque también lo malo existe, no se cuenta, cómo podría ser posible no aprovechar en estos momentos la coyuntura de crisis con el fin de evidenciar incapacidades en beneficio personal, no es una coincidencia: la bandera del combate a la corrupción y la impunidad dará buenos frutos o mejor dicho buenos votos, sin embargo, no unificará criterios de la opinión pública, los dispersará.

Según el conteo realizado del V Informe de Gobierno de Enrique Peña Nieto, éste contiene 470 mil palabras; de ellas algunos temas que preocupan a la sociedad casi no se mencionan; “feminicidio” (dos veces), “desaparición forzada” (una vez), “fosa” (tres) “impunidad” (cinco); mientras que “avances” (292 menciones), “mejoras” (619), “beneficio” (349) “esfuerzos” (105) y se puede continuar con las palabras triunfalistas, sin autocrítica.

Cada informe de actividades del Presidente en turno surgen los aplausos, las cifras alegres y todo tipo de celebraciones para que el mandatario se sienta satisfecho de sus “logros”; aunque del otro lado el grito social exprese lo contrario. La corrupción que corona la mayoría de las acciones de gobierno, los escándalos derivados de ella. La simulación y maquillaje de los errores cometidos, espionaje oficial, violencia incontrolable (ajusticiamientos, desapariciones, extorciones desde los penales…), ausencia de justicia, inconsistencias en la aplicación de la ley, dilapidación de los dineros del pueblo con base en complicidades y más etcéteras.

Ahora bien, me pregunté el por qué no se le dio la atención necesaria a esa fuga de más de un BILLÓN de pesos que significa la corrupción, no es tema cultural es la realidad de la nación, lo que los ciudadanos toleramos y en algunos casos participamos para “evitar” problemas con la autoridad. Esto no se escuchó en ese valioso documento llamado V Informe de Gobierno, al menos un párrafo para explicar qué se hará a futuro.

Por ello se piensa crear una Fiscalía Autónoma, organismo con la suficiente capacidad para exponer pruebas irrefutables que lleven a los corruptos a enfrentar la justicia sin ser fácilmente absueltos. El personaje propuesto es Raúl Cervantes Andrade, actual procurador General de la República, un funcionario que fue elegido por los senadores con minoría de votos con respecto a los que obtuvieron, en su oportunidad, Jesús Murillo o Arely Gómez, 114 y 106 respectivamente. Ese no es el asunto, sino que al parecer quieren al término del sexenio un fiscal anticorrupción que no los cuestione, ver venir y dejar pasar.

.

 *Egresado de la UNAM, maestro universitario desde 1979, fue investigador del ICS, conferencista, articulista, inició su trabajo periodístico en la Revista Proceso, jefe de corrección primera plana de diario El Nacional, reportero y columnista; galardonado en varias universidades del país,  21 años trabajó en el sector público y conformó el SNIM en la Coordinación de Productos Básicos de la Presidencia de la República,  se integró a la Univa en 1989 como catedrático investigador, cofundador del IDEO-UNIVA actualmente es coordinador de Comunicación y Publicaciones  y del  Consejo Político Universitario de esta Casa de Estudios en Puerto Vallarta.