Desbandada priista

Andrés González Palomera.

.

Por Humberto Aguilar

.

Graves momentos se viven en la región occidental de Jalisco, especialmente en Puerto Vallarta, en donde se dan condiciones de desencanto en la tribu de priistas que gobernaron por muchos años esta región.

Desde 1918 hasta 1995 el gobierno municipal fue de priistas, en total 77 años.

Los primeros gobiernos en Puerto Vallarta se dieron en familia, los protagonistas eran vecinos que se turnaban en la administración municipal que prácticamente no necesitaba dinero ni obras públicas, solo lo que ocurría con bastante lentitud, hasta la declaración de Puerto Vallarta como ciudad.

Personajes muy conocidos gobernaron Puerto Vallarta, incluso en los tiempos cuando se abrió este lugar al turismo con la presencia de grandes personajes del cine norteamericano y mexicano.

El despegue de Puerto Vallarta con un gobierno priista fue, precisamente, en 1980 gobernado por Rafael González Pimienta hasta 1982.

Desde ese tiempo hasta la presencia del PAN todo fueron batallas campales por el poder incluyéndose la etapa del “no lo queremos” hasta el gobierno de González Macías y Rafael Yerena con sonados escándalos por la falta de dinero para pagar a los trabajadores del gobierno municipal, la huelga de los colectores de basura hasta culminar con el triunfo de Fernando González Corona, primer candidato del Partido Acción Nacional en gobernar este municipio.

Se sucedieron tres gobiernos blanquiazules hasta el regreso del PRI con el hombre de la voz de oro.

No hay que decir mucho de lo ocurrido porque es de todos conocidos la cantidad de errores cometidos, la corrupción, la desfachatez de algunos priistas que prácticamente asesinaron al tricolor en este municipio al grado de que hoy los priistas quieren cambiar de bando como se dio a conocer en Vallarta Opina con la información de que el mismo Andrés Gonzáles Palomera anunció que abandonará las filas del PRI para integrarse al Movimiento Ciudadano.

En suma, la casona del PRI se queda desierta, las asambleas se celebran con una veintena de fieles sin encontrar la posibilidad de volver a un primer plano, por la sencilla razón de que no hay candidatos de peso para contender en las elecciones del año próximo.

La desbandada de priistas se ha sumado a la cantidad de personajes de Acción Nacional que se han integrado también al Movimiento Ciudadano, de tal suerte que no habrá obstáculo para que repita en los próximos años Arturo Dávalos, quien tiene ya la autorización para reelegirse.

No hay que investigar mucho para saber que el director del Seapal, Cesar Abarca, se apunta como candidato del PRI. Lo que le espera es acompañar a Arturo Dávalos como regidor de oposición con un grupo muy reducido que va a elegir, sin duda, Rafael Yerena como integrante de la planilla priista.

Esto es lo que veremos en los próximos meses cuando se determinen los candidatos de los diferentes partidos entre quienes veremos a una mujer con la representación del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), su nombre se dará a conocer oportunamente.