La postura de Aristóteles frente a “Uber”

Aristóteles Sandoval Díaz.

.

Textual,  el  martes  pasado: “Mi gobierno no   busca  limitar  a  Uber; no  buscamos  incidir  en  una dinámica  digital en la que los  usuarios   tienen absolutamente  todo  el  derecho  cómo  y con  quién  se  transportan. No buscamos inhibir  este  intercambio digital, por el  contrario,  buscamos   fomentarlo”.

Dicho y  divulgado por  el  gobernador  de  Jalisco,  Aristóteles  Sandoval Díaz,  luego de  una   primera reunión  a la  que convocó a los  representantes  de   esa  compañía para  decirles que  entren  a la legalidad en  Jalisco.

Como  de sobra   se  sabe, las  disposiciones  sobre  plataformas para   brindar  el servicio  público en  Jalisco,  fueron  puestas  de modo tal que sólo se les  permitía  operar  en la Zona  Metropolitana de  Guadalajara, luego de entregar al  gobierno  datos  detallados  de   vehículos,  propietarios, operadores, etc.,  no  así en las llamadas  “ciudades medias” de  Jalisco, como   son Puerto Vallarta, Lagos  de  Moreno, Ciudad  Guzmán, Tepatitlán.  Disposiciones  que  de inmediato  fueron rechazadas por el  corporativo  Uber que  las  está   combatiendo  mediante  conseguir  protección  de la  justicia federal.  El  primer punto de  desacuerdo es   que   Uber no  es una  concesionaria   del   servicio  público para  transportar pasaje en la ciudad, sino una plataforma digital que pone en contacto a  particular  que necesita  un servicio y particular que puede proporcionárselo.

Nueva  realidad, posible  por  el  desarrollo  tecnológico, aceptado   como otros tantos  cambios  por  las  leyes  federales  de  México,  valiosas  en  todo el territorio  nacional.

Por el libre  mercado y libre competencia, como principios   aceptados, México tiene que  recibir a  esa  y otras  plataformas   que   cambian  realidades  de  años: Alguien  que  proporciona un  servicio de  automóviles  de alquiler, sin ser  dueño de  automóvil alguno; alguien que vende a  domicilio  lo  de gran  tienda departamental, sin tener locales  de  exhibición, bodegas, inventarios.  Es  otro mundo.

El gobernador  de  Jalisco, Aristóteles  Sandoval, convocó a dialogar   a  la empresa Uber, adelantando  que  es  la  única   de la  red de  transporte  que  se  ha negado a entregar la base  de datos ,para  ser regularizada conforme la Ley de Movilidad  de  Jalisco.

Para el gobernador  Sandoval, esto  dificulta al  Gobierno  de Jalisco garantizar  la  seguridad del pasaje  y  la  calidad  del  servicio. Queda  sin datos  en  cualquier   caso de  delito  o  irregularidad.

A  la  primera  reunión de   este martes,  asistieron   propietarios de  automóviles y conductores. A  ellos les dijo  Aristóteles  que para nada pretende perjudicarlos el  Gobierno que se  trata de  que  el  corporativo -con  sede en California-  acepte las  disposiciones  de Jalisco. Anunciaron otra  reunión.

Pero  mientras   se pudo  saber  que el  secretario   general  de gobierno,  Roberto  López Lara fue  bastante  convincente   en reunión  con representantes  de  la plataforma Uber, al  grado que  ya  estaría   dispuesta   a desistirse  del  amparo   y   a empezar a registrar a  sus choferes   y unidades.

El   secretario  López  Lara dijo   haber  recibido   comunicación  de   la empresa para  reiniciar   relaciones  conforme a las disposiciones  de Jalisco.

Eso no  significa  que  de   no   lograr   trabajar con  normalidad,   Uber no  vuelva   a  recurrir  a  la   justicia   federal,  pero por lo pronto en el  tema  de  registrar unidades  y  conductores,  parece que  hubo acuerdo.

Bajo  este nuevo  acuerdo,  tiene  sentido el dicho  del  gobernador Aristóteles: “Mi gobierno no  busca limitar  a  Uber… los usuarios  tienen todo  el  derecho  de  elegir  cómo y con quién  se  transportan… no  buscamos inhibir   ese  intercambio… por lo contrario   buscamos  fomentarlo”.

De esperar  que los taxistas  tradicionales  tengan ya su  propia  plataforma  y compitan de manera   civilizada  y moderna, conociendo mejor  la  plaza  y  siendo más  conocidos.