El Lago de Tos-Cano

De chile, dulce y de mole;
con promesas el atole.
No hay duda que las desgracias
en unos sacan lo peor
pero, afortunadamente,
sacan los más lo mejor.
En el caso de los grillos
nada debe de extrañarnos,
está en su naturaleza
ver como pueden timarnos.

Vayan felicitaciones
para milenials entrones.
A los grillos les dijeron:
mucho ayuda el que no estorba;
ya te tomaste la foto,
vete a ver a la cascorva.
Entre otros, Gobernachong
resultó ejemplo notorio
cuando cajas destempladas
llovieron a don Osorio.

Se les cayó el menumento
del lado de sotavento.
Dizque solía decirlo
el gran carpero Palillo:
el monumento a la madre
es el de los grandes pillos.
Habrá quien esté de acuerdo,
también a quien no le cuadre;
pues tenía el monumento
mucha piedra y poca madre.

No lo inventé,
no lo inventé lo escuché,
y a muchos pillos
ahora se lo dediqué.