Aventuras de un pintorGente PV

Realidades Alternativas 30: Efecto Mandela   

Abundan ahora los documentales que explican, con argumentos de lo más convincentes, que la tierra es plana.

.

Por Federico León de la Vega

.

Por internet circulan dos versiones sobre la muerte de Nelson Mandela: la primera, la que la mayoría de la gente considera verdadera, es la de que Nelson Mandela, el renobrado líder Sudafricano que combatió el Apartheid o sistema de segregación racial, murió como un hombre libre en 2013; la segunda versión asevera que mandela murió en prisión alrededor de 1980.

El término “Efecto Mandela” no se refiere solo al lider sudafricano sino a una gran cantidad de versiones alternativas que se presentan en internet y otros medios informativos (o desinformativos), como un experimento social que consiste en aseverar repetidamente algo falso hasta que la mayoría de la gente lo considere verdadero.

Esta malévola técnica de manipulación de la verdad desde luego no es nueva. Al mismo Hitler o más bien su ministro de propaganda se atribuye haber dicho que “si se repite con frecuencia una mentira suficientemente grande terminará por ser creída”, y seguramente esto mismo han pensado los malos jefes de estado desde tiempos inmemoriables. Lo que sí es nuevo es la flagrancia con que se presenta a través del pervasivo internet, al que la nueva generación le da credibilidad absoluta, sin poderse despegar de su pantalla.

El efecto mandela está siendo aplicado a gran diversidad de marcas de productos, cambiando su ortografía, a personajes de caricaturas como Pokemon, poniéndoles elementos nuevos y a diversos conceptos populares, pero la aplicación más sorprendente ¡es el cuestionar la redondez de la tierra! En efecto, abundan ahora los documentales que explican, con argumentos de lo más convincentes, que la tierra es plana. Detrás de estos experimentos sociales está una claro propósito que es la manipulación a través de la cibernética.

Quienes conocimos el mundo anterior sabremos encontrar la verdad por otros medios, pero, ¿qué será de la nueva generación, si no conoce otra cosa? Todo lo anterior me hace pensar en una caricatura que  recientemente me mostraron, donde un chiquillo se dirije a un viejo. “Entonces, si cuando usted era niño no había teléfonos inteligentes ni tabletas Ipad, ¿qué usaban?” y el viejo le responde. “¡El cerebro!”

www.leondelavega.com