No sé…

Por Dr. en derecho Miguel Ángel Rodríguez Herrera

.

“Amable Dr. Herrera:

“……cincuenta años de estudio constante, profundo y severo, lo llevé a cabo bajo el intenso sentimiento de dominar el saber sobre el espíritu y sobre el mundo pues mi sino así me lo dictó. Elevé sobre mi cabeza el culto a la razón desobedeciendo el mandato de Dios de no tener otro más que Él. El culto al amor a sí mismo, que es la soberbia, creyendo que todo era por mis propios méritos. La razón y el orgullo fueron mis demonios ante los cuales me postré bajo la promesa de ser sabio. Mi alma se rindió ante esas dos imposturas.

Sin embargo Dios no quitó la vista sobre mí pues era un espíritu caído subyugado al maligno para mi perdición eterna. La gran paradoja ocurrió de donde menos lo esperaba pues fueron mis propios conocimientos los que me alejaron de esos terribles ídolos a los cuales estuve sometido durante medio siglo y que me llevarían hacia una oscura realidad: la ablación de mi alma en el dolor sin fin.

Sólo Dios pudo haberlo hecho pues de pronto comprendí con extrema claridad que el estudiar es para no saber y que el tener conciencia del no saber es el inicio, no del simple saber, sino de la sabiduría. Y de que nada era por valor propio sino que todo viene de Dios. Los fetiches de la razón y de la soberbia estallaron en mil pedazos. La luz se hizo en mi de tal manera que atisbé el mismo bordo del abismo que por mi esperaba. Así llegué al NO SÉ.

Ahora vivo más y estudio menos.

Gracias por su atención”.

.

RESCATADO

Dichoso tú que sabes que no sabes por qué estás a las puertas de la Sabiduría. Vive para ayudar y no dañes.